ANUNCIO acerca de COOKIES

NOTA: Este sitio emplea cookies de Google y otros para prestar sus servicios, personalizar anuncios y analizar el tráfico. Google y otros reciben información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies.

martes, 16 de octubre de 2012

PORNOGRAFIA ES MUY PERJUDICIAL

¿Cómo puedo vencer mi adicción a la pornografía?

Lo que puedes hacer

Comprende lo que hay detrás de la pornografía. En realidad, la pornografía degrada las relaciones sexuales, algo que Dios creó con un propósito muy digno. Comprender este hecho te ayudará a odiar lo que es malo (Salmo 97:10).
Piensa en las consecuencias. La pornografía degrada a quienes aparecen en ella y también a quienes la ven. La Biblia afirma con toda razón que la persona inteligente “ha visto la calamidad [o el peligro] y procede a ocultarse” (Proverbios 22:3).
Toma una decisión firme. Haz como el fiel Job, quien dijo: “Hice un pacto solemne con mis ojos: no mirar con deseo a una muchacha” (Job 31:1, La Palabra de Dios para Todos). ¿Hay algún “pacto solemne”, o compromiso, que puedas hacer tú? Aquí te damos varias recomendaciones:
  • No entrar en Internet si estás a solas.
  • Cerrar al instante cualquier página o anuncio donde aparezcan imágenes eróticas.
  • Hablar con un amigo maduro si llegas a recaer.
Menciona el asunto en tus oraciones. Un escritor de los Salmos le pidió a Jehová Dios: “Haz que mis ojos pasen adelante para que no vean lo que es inútil” (Salmo 119:37). Dios quiere ayudarte, y si le oras, te dará las fuerzas que necesitas (Filipenses 4:13).
Cuéntaselo a alguien. Algo que también te ayudará a superar el problema es hablar con un amigo maduro (Proverbios 17:17).
Recuerda: cada vez que te niegas a ver imágenes eróticas, ganas una batalla. Menciona estas victorias en tus oraciones y dale gracias a Jehová Dios por haberte ayudado. Piensa en la alegría que le darás si evitas la pornografía (Proverbios 27:11).

 Hilo enredando las manos de un joven
 La pornografía te ata cada vez más: cuanto más veas, más difícil te será dejarla

---
La pornografía tiene graves repercusiones en el comportamiento sexual de la gente, así como en su visión del sexo. Los investigadores de la National Foundation for Family Research and Education (Fundación nacional para la investigación y educación de la familia) concluyeron que “quienes están expuestos a la pornografía tienen más probabilidades de desarrollar tendencias sexuales anormales”. Según el informe de la mencionada fundación, “el mito de la violación —según el cual los violadores son personas normales y las mujeres son las culpables de que las violen y disfrutan con ello— es muy común entre los hombres que consumen habitualmente pornografía”.

Algunos investigadores afirman que la constante contemplación de material pornográfico puede inhibir el deseo del individuo de mantener relaciones sexuales con su cónyuge e impedir que estas le satisfagan. El doctor Victor Cline, especialista en el tratamiento de sexoadictos, ha observado que esta adicción suele evolucionar siempre de la misma forma. Si no se le pone freno, lo que comienza de manera accidental conduce con el tiempo a pornografía cada vez más dura y aberrante, lo cual a veces lleva a una conducta sexual anormal. Y los estudiosos del comportamiento humano concuerdan con esta teoría. El doctor Cline informa que “así pueden surgir distintos tipos de desviación sexual [...,] que ni un abrumador sentimiento de culpa logra corregir”. Con el tiempo, el adicto quizá intente hacer realidad sus fantasías inmorales inspiradas en la pornografía, con consecuencias devastadoras.

La adicción al sexo se produce de forma gradual e inadvertida, sostiene Cline. “Como el cáncer —añade—, sigue creciendo y esparciéndose. Casi nunca se detiene, y también es muy difícil de tratar y curar. Con frecuencia, el adicto niega su problema o no quiere hacerle frente, lo cual casi siempre termina en desavenencias maritales, a veces el divorcio, y en ocasiones, la ruptura de otras amistades íntimas.”

Cómo perjudica a los jóvenes

Algunos investigadores sostienen que la exposición a la pornografía puede afectar el desarrollo normal del cerebro del niño

Las estadísticas muestran que los mayores consumidores de pornografía son muchachos de entre 12 y 17 años. De hecho, para muchos, esta es su principal fuente de educación sexual, lo cual tiene alarmantes repercusiones. Un informe señala: “En el mundo de la pornografía no hay adolescentes embarazadas ni enfermedades de transmisión sexual como el sida, lo que induce a pensar erróneamente que los actos presenciados no acarrean consecuencias negativas”.

Según algunos investigadores, la exposición a la pornografía también puede afectar el desarrollo normal del cerebro del niño. La doctora Judith Reisman, presidenta del Institute for Media Education (Instituto de educación periodística), concluye: “De acuerdo con ciertas observaciones de índole neurológica, la respuesta instintiva del cerebro a las imágenes y sonidos eróticos indica que la contemplación de pornografía es un suceso significativo desde el punto de vista biológico que anula el consentimiento informado, y que es PERNICIOSO para la mente influenciable de los niños, pues hace peligrar su comprensión de la realidad y, como consecuencia, su salud física y mental, su bienestar y su búsqueda de la felicidad”.

Cómo repercute en las relaciones afectivas

La pornografía moldea la actitud y el comportamiento de las personas. Los mensajes que transmite resultan tentadores, principalmente porque son pura fantasía, y como tales, son más atractivos que la realidad. “Quienes ven pornografía tienen expectativas poco realistas, por lo que suelen arruinar sus relaciones”, observa un informe.

Esta adicción puede destruir la confianza y la sinceridad, cualidades indispensables en un matrimonio. Puesto que la pornografía suele verse en secreto, quien lo hace se ve obligado a mentir a su pareja. Cuando esta se entera, se siente traicionada y se pregunta por qué su cónyuge ya no la encuentra atractiva.

El mensaje de la pornografía:"Tener relaciones sexuales con cualquiera, cuando sea y como sea, y en cualquier circunstancia, está bien y no acarrea malas consecuencias."

El punto de vista bíblico:

"“Que el matrimonio sea honorable entre todos, y el lecho conyugal sea sin contaminación, porque Dios juzgará a los fornicadores y a los adúlteros.”" (Hebreos 13:4.)
 

"“El que practica la fornicación peca contra su propio cuerpo.”" (1 Corintios 6:18; véase también Romanos 1:26, 27.)


Fuentes:




http://www.jw.org/es/ense%C3%B1anzas-b%C3%ADblicas/familias/j%C3%B3venes/preguntan/evitar-pornograf%C3%ADa/

http://wol.jw.org/es/wol/d/r4/lp-s/102003523?q=pornograf%C3%ADa&p=par

http://espanol.answers.yahoo.com/question/index;_ylt=AsQbdRbREvfOp03GQEzSyy3ZEQx.;_ylv=3?qid=20120708173658AAZgIEG

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada