ANUNCIO acerca de COOKIES

NOTA: Este sitio emplea cookies de Google y otros para prestar sus servicios, personalizar anuncios y analizar el tráfico. Google y otros reciben información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies.

jueves, 30 de octubre de 2014

MEDITACIÓN ¿YOGA O CRISTIANA?

Cuidado con la llamada "Meditación" que algunos promueven.

El consejo cristiano del Apostol Pablo en Filipenses 4:6,7 es:

"6No se inquieten por cosa alguna, sino que en todo, por oración y ruego junto con acción de gracias, dense a conocer sus peticiones a Dios; 7 y la paz de Dios que supera a todo pensamiento guardará sus corazones y sus facultades mentales mediante Cristo Jesús."

En contraste, al ignorar la Palabra de Dios o rechazarla, muchos buscan la “religión” por medio de ayunos y fijaciones siguiendo a líderes alejados de Cristo que les recomiendan "dejar en blanco su mente."

El conmoverse emocionalmente es invitar a los demonios a que entren precipitadamente. Es de una mente “barrida” como ésta, que no se ha vuelto a llenar de pensamientos espiritualmente sanos, que Jesús dijo que sería ocupada por demonios, en Lucas 11:24-26.

CUIDADO CON LAS PRÁCTICAS COMO EL YOGA Y SIMILARES.

Uno de los objetivos del yoga es la ‘supresión de la voluntad individual.’ Sin embargo la Biblia alienta, no a suprimir, sino a ejercer la propia voluntad de uno en armonía con la voluntad de Dios. Jesucristo dijo: “No busco mi propia voluntad, sino la voluntad del [Dios] que me envió.” “He bajado del cielo, para hacer, no la voluntad mía, sino la voluntad del que me envió.” (Juan 5:30; 6:37, 38) Jesús todavía tenía ‘su propia voluntad,’ pero ejercitaba esa voluntad en hacer la voluntad de Dios.

En esto, Cristo puso un ejemplo para sus seguidores. Además, en vez de insinuar que la voluntad individual debería ser suprimida, el apóstol cristiano Pablo les dijo a compañeros creyentes que “Dios . . . está actuando en ustedes a fin de que haya en ustedes tanto el querer como el actuar.” (Fili. 2:13) Esto no se parece en nada al concepto yoga, ¿no es así?
¿Y qué hay de la concentración que pone a la mente totalmente en blanco? ¿Y qué hay de la meditación que conduce a la autohipnosis? En ninguna parte asocia la Santa Biblia el pensar cristiano y la meditación con prácticas de esa índole. El apóstol Pablo sí instó a Timoteo: “Reflexiona sobre estas cosas, hállate intensamente ocupado en ellas.” (1 Tim. 4:15) Pero Pablo estaba aconsejando a este joven que reflexionara, que meditara, sobre su enseñanza personal, su conducta y ministerio. El apóstol no estaba recomendando ninguna clase de trance conducente a la fijación del pensamiento en una sola idea u objeto. Tampoco se le estaba diciendo a Timoteo que pusiera la mente totalmente en blanco.

En realidad, hay un gran peligro en poner la mente totalmente en blanco. Jesucristo lo indicó así al decir que cuando un espíritu inmundo sale de un hombre y después halla esa “casa” barrida y adornada, “va por su camino y toma siete espíritus diferentes, más inicuos que él mismo, y después de entrar, moran allí. Y las circunstancias finales de ese hombre resultan peores que las primeras.” (Luc. 11:24-26) Sí, una mente en blanco es una presa fácil para los demonios. Pero el cristiano, por medio de la meditación apropiada en las verdades bíblicas puede resistir a estas criaturas espíritus inicuas.—Efe. 6:11-13.

CUIDADO CON EL ESPIRITISMO Y OTRAS PRÁCTICAS SIMILARES

La Biblia nos dice en Gálatas. 5:19-21:
“Ahora bien, las obras de la carne son manifiestas, y son [...] práctica de espiritismo [...] diversiones estrepitosas y cosas semejantes a éstas. [...] Los que practican tales cosas no herederán el reino de Dios.”

El significado literal de la palabra griega phar·ma·kia, que aquí se vierte “práctica de espiritismo”, es “droguería”.

Un diccionario bíblico, An Expository Dictionary of New Testament Words, de W. E. Vine, al comentar sobre esta palabra griega, dice: “En la brujería, el uso de drogas, fueran sencillas o potentes, generalmente iba acompañado de encantamientos y ruegos a poderes ocultos, con el suministro de varios encantos, amuletos, etc., supuestamente preparados para mantener al solicitante o paciente alejado de la atención y el poder de los demonios, pero que en realidad eran para impresionar al solicitante con los recursos y poderes misteriosos del hechicero” [Londres, 1940, tomo IV, págs. 51, 52].

De igual manera hoy día, muchas personas que usan drogas están envueltas en prácticas espiritistas o se asocian con otras que lo están, ya que una mente vacía o una que experimenta alucinaciones es presa fácil de los demonios.

Compárese con Lucas 11:24-26

fUENTES: LIBRO RAZONAMIENTO, Encabezamiento "Drogas"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada