ANUNCIO acerca de COOKIES

NOTA: Este sitio emplea cookies de Google y otros para prestar sus servicios, personalizar anuncios y analizar el tráfico. Google y otros reciben información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies.

viernes, 24 de octubre de 2014

CUERPO GOBERNANTE EN LA BIBLIA

La palabra "BIBLIA" no está en la Biblia....¿entonces no podemos usarla?
La palabra "BICICLETA" no está en la Biblia....¿entonces no podemos usarla?
La palabra "hamburguesa" no está en la Biblia....¿entonces no podemos comerla?

A buen entendedor...


La expresión “cuerpo gobernante” no se encuentra en las Escrituras. Sin embargo, hay abundante evidencia de que un cuerpo de ancianos que servía en una capacidad gobernante sí existió en la congregación cristiana del primer siglo.

Pablo exhortó a sus compañeros cristianos: “Acuérdense de los que llevan la delantera entre ustedes. . . . Sean obedientes a los que llevan la delantera entre ustedes y sean sumisos.” O, como lo expresan otras traducciones, acuérdense de y obedezcan a ‘los que los guían a ustedes.’ (Authorized Version, margen; Syriac de Murdock; Rotherham) La Kingdom Interlinear dice: “Acuérdense de los que los gobiernan [griego: hegoumenon] a ustedes.”—Heb. 13:7, 17, 24.

Formas de esta misma palabra griega se encuentran en Mateo 2:6; Lucas 22:26; Hechos 7:10; 15:22, donde el significado es similar, a saber, el de gobernar, actuar como jefe o llevar la delantera. La Versión de los Setenta usa una forma de esta palabra al verter Malaquías 1:8: “Acércalo, por favor, a tu gobernador [griego: hegoumenoi].”

Por lo tanto, es evidente que había ciertas personas que gobernaban en la congregación cristiana por la dirección y guía que daban a sus hermanos en obras rectas y principios piadosos.
La palabra española “gobernar,” del verbo latino gubernare, se deriva de la palabra griega kybernao, que tiene el significado básico de “timonear o pilotear un barco, dirigir, gobernar.” (Century Dictionary and Cyclopedia, tomo III, págs. 2584, 2585) Así, notamos que en español la definición de “timonear” es “gobernar el timón.” Por supuesto en este caso “gobernar” quiere decir “guiar y dirigir.” Por lo tanto un “cuerpo gobernante” puede referirse a una agencia que administra norma y suministra dirección, guía y regulación a una organización.

Comentando sobre la palabra griega de la cual proviene la palabra “gobernar,” el Expository Dictionary of New Testament Words por W. E. Vine (tomo II, pág. 168) dice: “kubernao, guiar (de ahí en inglés, gobernar), denota (a) timonear, pilotear [compare con Hechos 27:11]; (b) metafóricamente, gobiernos o gobernantes, dicho de los que obran como guías en una iglesia local, 1 Cor. 12:28.” Este texto, 1 Corintios 12:28, dice: “Y Dios ha colocado a las personas respectivas en la congregación, primero, apóstoles; segundo, profetas; tercero, maestros; luego obras poderosas; luego dones de curaciones; servicios de ayudar, habilidades para dirigir [griego: kyberneseis].”

La Versión de los Setenta, al traducir la palabra hebrea tahhbulah, que significa ‘gobierno del timón, guía,’ usa esta palabra griega, como, por ejemplo, en Proverbios 1:5: “El entendido adquirirá dirección [griego: kybérnesin].”

En el primer siglo, los ancianos y los superintendentes de las diversas congregaciones ciertamente ejercían “habilidades para dirigir” en los territorios locales, ya que esto se necesitaba para buena coordinación de la obra y para paz y unidad en el rebaño de Dios. La guía directiva es una parte esencial de la obra de un pastor.—Compare con Hechos 20:17, 28; 1 Timoteo 3:4, 5; Tito 1:9.
Y lo que era cierto de las congregaciones locales era claramente necesario para dirigir la obra cristiana en general. Por eso era que los apóstoles y otros ancianos en Jerusalén servían de cuerpo para suministrar guía y consejo a todas las congregaciones.

Aunque “habilidades para dirigir” están colocadas considerablemente abajo en la lista de las ‘variedades de ministerios y dones’ que Dios suministró (1 Cor. 12:4, 5, 28), no obstante estas habilidades no eran de poca importancia, de otra manera no se les habrían otorgado a los apóstoles y hombres de mayor edad que formaban el cuerpo gobernante. Cómo obraban estos hombres como cuerpo es evidente de la manera en que resolvieron el problema de la distribución de alimento nombrando a un comité de hombres capacitados para encargarse del asunto; por haber despachado a Pedro y Juan a Samaria para ayudar a los nuevos discípulos allí; por su acción, como cuerpo en unión de otros ancianos, al enviar a cuatro “varones prominentes,” incluso el apóstol Pablo, para llevar a Antioquía su decisión en cuanto a los conversos gentiles al cristianismo; y por haber aconsejado a Pablo en cuanto al procedimiento que debería seguir entre los judíos de Jerusalén.—Hech. 6:1-6; 8:14; 15:1, 2, 22-32; 21:17-26.

El resucitado Jesucristo es el Gobernador celestial de su congregación de israelitas espirituales en la Tierra. Él es aquel a quien aplican las palabras citadas de Miqueas 5:2: “Y tú, oh Belén de la tierra de Judá, de ninguna manera eres la ciudad más insignificante entre los gobernadores de Judá; porque de ti saldrá uno que gobierne [griego: hegóumenos], que pastoreará a mi pueblo, Israel.” (Mat. 2:6) Por medio de espíritu santo y por el cuerpo gobernante visible compuesto de ancianos “que gobiernan” o “llevan la delantera” (griego: hegoumenon) según la Palabra escrita de Dios, Jesucristo gobierna al grupo mundial de testigos de Jehová en la Tierra hoy día.—Heb. 13:17, Interlinear; también la Biblia con Referencias Rbi8S.

De esto vemos que la expresión “cuerpo gobernante” es tan apropiada, adecuada y bíblica como cualquiera para referirse a ese cuerpo de ancianos a quienes se les ha confiado la superintendencia espiritual de los testigos cristianos de Jehová hoy día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada