ANUNCIO acerca de COOKIES

NOTA: Este sitio emplea cookies de Google y otros para prestar sus servicios, personalizar anuncios y analizar el tráfico. Google y otros reciben información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies.

martes, 1 de abril de 2014

OJO POR OJO QUE SIGNIFICA

“Ojo por ojo”

Nunca falta quien se justifique citando las conocidas palabras bíblicas de “ojo por ojo, diente por diente” (Levítico 24:20). A simple vista, parecería que la ley de pagar “ojo por ojo” fomenta la idea de tomar represalias. Pero la verdad es que se estableció para frenar o limitar la venganza sin sentido. Veamos por qué decimos esto.

Si un israelita agredía a otro y le hacía perder un ojo, la Ley dictaba el debido castigo. De modo que la víctima no podía tomarse la justicia por su propia mano, atacando al agresor o a su familia. La Ley, más bien, exigía que se llevara el asunto ante las autoridades correspondientes, es decir, los jueces. Además, esta disposición detenía a todo el que quisiera atentar contra la integridad de los demás, pues era bien sabido que se le haría sufrir un daño igual al causado por él. Pero este mandato implicaba mucho más.

Antes de dictar esa ley, Jehová Dios le había dicho a Moisés que diera este mandato a Israel: “No debes odiar a tu hermano en tu corazón. [...] No debes tomar venganza ni tener rencor” (Levítico 19:17, 18). En efecto, debían considerar el mandato de pagar “ojo por ojo, diente por diente” dentro del contexto de toda la Ley mosaica, que Jesús sintetizó en estos dos mandamientos: “Tienes que amar a Jehová tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu mente” y “Tienes que amar a tu prójimo como a ti mismo” (Mateo 22:37-40). Ahora bien, si un cristiano es víctima de una injusticia, ¿cómo debería reaccionar?

La senda de la paz

La Biblia señala que Jehová es “el Dios de la paz”, y anima a quien le sirve a que “busque la paz y siga tras ella” (Hebreos 13:20; 1 Pedro 3:11). Pero ¿de veras conviene seguir la senda de la paz?

Pensemos en el caso de Jesús, a quien sus enemigos persiguieron, escupieron y azotaron mientras cumplía con su ministerio en la Tierra. Por si esto fuera poco, un amigo lo traicionó y sus propios seguidores lo abandonaron (Mateo 26:48-50; 27:27-31). ¿Cómo respondió él? “Cuando lo estaban injuriando, no se puso a injuriar en cambio —afirmó el apóstol Pedro—. Cuando estaba sufriendo, no se puso a amenazar, sino que siguió encomendándose al que juzga con justicia.” (1 Pedro 2:23.)
Este mismo apóstol explicó: “Cristo sufrió por ustedes, dejándoles dechado para que sigan sus pasos con sumo cuidado y atención” (1 Pedro 2:21). Como vemos, la Biblia insta a los cristianos a imitar a Jesucristo, incluso cuando sufran alguna injusticia. A este respecto, el propio Jesús declaró en el Sermón del Monte: “Continúen amando a sus enemigos y orando por los que los persiguen; para que demuestren ser hijos de su Padre que está en los cielos” (Mateo 5:44, 45).

LA REGLA DE ORO

¿Qué es la Regla de Oro? Es este consejo de Jesús: “Todas las cosas que quieren que los hombres les hagan, también ustedes de igual manera tienen que hacérselas a ellos” (Mat. 7:12).

¿Cómo podemos aplicar esta regla? Básicamente, haciendo dos cosas. La primera es preguntarnos:

“Si yo estuviera en el lugar de la otra persona, ¿cómo me gustaría que me trataran?”.

Y la segunda es actuar en armonía con eso para complacer a nuestro prójimo en lo que sea posible (1 Cor. 10:24).

A menudo aplicamos la Regla de Oro con nuestros hermanos en la fe. Pero Jesús no dijo que solo la aplicáramos con ellos. De hecho, cuando la enseñó estaba hablando de cómo tratar a la gente en general e incluso a nuestros enemigos (lea Lucas 6:27, 28, 31, 35).

Jesús nos dice en Mateo cap.5:38-48



38 ”Oyeron ustedes que se dijo: ‘Ojo por ojo y diente por diente’. 39 Sin embargo, yo les digo: No resistan al que es inicuo; antes bien, al que te dé una bofetada en la mejilla derecha, vuélvele también la otra. 40 Y si alguna persona quiere ir al tribunal contigo y hacerse dueño de tu prenda de vestir interior, deja que se lleve también tu prenda de vestir exterior; 41 y si alguien bajo autoridad te obliga a una milla de servicio, ve con él dos millas. 42 Da al que te pida, y no le vuelvas la espalda al que quiera pedirte prestado [sin interés]. 43 ”Oyeron ustedes que se dijo: ‘Tienes que amar a tu prójimo y odiar a tu enemigo’. 44 Sin embargo, yo les digo: Continúen amando a sus enemigos y orando por los que los persiguen; 45 para que demuestren ser hijos de su Padre que está en los cielos, ya que él hace salir su sol sobre inicuos y buenos y hace llover sobre justos e injustos. 46 Porque si aman a los que los aman, ¿qué galardón tienen? ¿No hacen también la misma cosa los recaudadores de impuestos? 47 Y si saludan a sus hermanos solamente, ¿qué cosa extraordinaria hacen? ¿No hace la misma cosa también la gente de las naciones? 48 Ustedes, en efecto, tienen que ser perfectos, como su Padre celestial es perfecto.


FUENTES:

◆La Biblia.

◆ Sitio oficial de los Testigos de Jehová.(Gratuito)
http://www.jw.org

◆Algunos artículos disponibles en formato de audio, todo gratuitamente:
http://www.jw.org/es/publicaciones/libros/Historias-b%C3%ADblicas/Parte-6-Nacimiento-a-muerte-de-Jes%C3%BAs/Historia-91-Jes%C3%BAs-ense%C3%B1a-en-una-monta%C3%B1a/

OJO POR OJO
http://wol.jw.org/es/wol/d/r4/lp-s/2009649?q=ojo+por+ojo&p=par


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada