ANUNCIO acerca de COOKIES

NOTA: Este sitio emplea cookies de Google y otros para prestar sus servicios, personalizar anuncios y analizar el tráfico. Google y otros reciben información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies.

domingo, 6 de abril de 2014

¿NOE VIVIO MUCHISIMOS AÑOS DE VERDAD?

http://www.jw.org/es/ense%C3%B1anzas-b%C3%ADblicas/preguntas/biblia-hombres-sabios/

Vivio 350 años despues del diluvio.
http://wol.jw.org/es/wol/d/r4/lp-s/1200003266?q=no%C3%A9+diluvio&p=par

La gente vivia mas años entonces.

http://wol.jw.org/es/wol/d/r4/lp-s/2010886#h=0:0-65:4

¿Puede el hombre vivir para siempre?

Si uno lo piensa bien, se da cuenta de que la excepcional duración de la vida en tiempos antiguos es una indicación del asombroso potencial del cuerpo humano. Valiéndose de las últimas técnicas de investigación, los científicos han logrado estudiar más a fondo el maravilloso diseño del cuerpo y su extraordinaria capacidad para regenerarse. ¿Y qué han concluido? Que debería durar para siempre. Por eso, el profesor de Medicina Tom Kirkwood comentó: “El envejecimiento continúa siendo uno de los grandes misterios de las ciencias médicas”.

Sin embargo, para Jehová, el envejecimiento no es ni un misterio ni un problema sin solución. Su primera creación humana, Adán, fue un hombre perfecto que tenía la capacidad de vivir para siempre.

Pero Adán se hizo rebelde y pecó contra Dios, con lo que se convirtió en un hombre imperfecto sujeto a la muerte. Esa es, de hecho, la explicación que tanto buscan los científicos. La Biblia la resume así: “Por medio de un solo hombre el pecado entró en el mundo, y la muerte mediante el pecado, y así la muerte se extendió a todos los hombres porque todos habían pecado” (Romanos 5:12). Sí, la razón por la que enfermamos, envejecemos y morimos es que hemos heredado de Adán la imperfección y el pecado.

No obstante, Jehová aún se propone que alcancemos la perfección y vivamos eternamente. Por eso, envió a la Tierra a su Hijo, Jesucristo, para que sacrificara su vida y nos rescatara del pecado. En 1 Corintios 15:22 leemos: “Así como en Adán todos están muriendo, así también en el Cristo todos serán vivificados”. Quienes vivieron antes del Diluvio disfrutaron de una mayor expectativa de vida porque estaban más cerca del tiempo en que Adán perdió la perfección. Pero hoy estamos más cerca del tiempo en que Jehová nos la devolverá. Entonces, libres del pecado, no sufriremos más los estragos de la vejez y la muerte (Isaías 33:24; Tito 1:2).

¿Qué hay que hacer para vivir para siempre? Antes de nada, no descartemos esa promesa como una mera ilusión. Recordemos que Jesús dijo: “El que oye mi palabra y cree al que me envió tiene vida eterna” (Juan 5:24). Así pues, estudiemos la Palabra de Dios y apliquemos sus principios en nuestra vida. De esta manera, estaremos poniendo por obra este consejo de Pablo: “[Sigan] atesorando para sí con seguridad un fundamento excelente para el futuro, para que logren asirse firmemente de la vida que realmente lo es” (1 Timoteo 6:19). Podemos estar seguros de que Aquel que hizo posible que los hombres del pasado vivieran por tantos siglos hará posible que nosotros vivamos para siempre.

BASE: LA BIBLIA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada