ANUNCIO acerca de COOKIES

NOTA: Este sitio emplea cookies de Google y otros para prestar sus servicios, personalizar anuncios y analizar el tráfico. Google y otros reciben información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies.

domingo, 12 de enero de 2014

SEXO EN PAREJA SEGUN LA BIBLIA

Habla sobre lo apropiado de las relaciones dentro del matrimonio.

En Génesis se describe a Abraham siendo cariñoso con su esposa.

En Proverbios se nos dice:

: “Resulte bendita tu fuente de aguas, y regocíjate con la esposa de tu juventud, una amable cierva y una encantadora cabra montesa. Que sus propios pechos te embriaguen a todo tiempo. Con su amor estés en un éxtasis constantemente” (Proverbios 5:18, 19).

Con la expresión “fuente de aguas” se hace referencia a la fuente de satisfacción sexual. El placer sexual con nuestro cónyuge es ‘bendito’, un don de Dios. Por ello se exhorta al hombre a regocijarse con la esposa de su juventud. Para él es tan adorable y hermosa como una gacela, y tan encantadora y grácil como una cabra montés.


El apóstol Pablo bajo inspiración escribió en 1 Corintios 7:2-5

"... y que cada mujer tenga su propio esposo. 3 Que el esposo dé a [su] esposa lo que le es debido; pero que la esposa haga lo mismo también a [su] esposo. 4 La esposa no ejerce autoridad sobre su propio cuerpo, sino su esposo; así mismo, también, el esposo no ejerce autoridad sobre su propio cuerpo, sino su esposa. 5 No se priven [de ello] el uno al otro..."


Jesús siempre trató con respeto a las mujeres. Por ello, se negó a aplicarles las normas y costumbres discriminatorias de los fariseos, e incluso conversó con varias que no eran judías (Mateo 15:22-28; Juan 4:7-9). Asimismo, aceptó a unas cuantas como discípulas (Lucas 10:38-42). Además, con sus enseñanzas las protegió contra el abandono conyugal (Marcos 10:11, 12). E hizo algo que probablemente fuera el paso más revolucionario para su época: incluyó a mujeres en su círculo de amistades más allegadas (Lucas 8:1-3). Dado que Jesús es un fiel reflejo de las cualidades de Dios, manifestó que a los ojos del Creador ambos sexos tienen el mismo valor. De hecho, el don divino del espíritu santo lo recibieron por igual los primeros discípulos y discípulas (Hechos 2:1-4, 17, 18). De esta manera, fueron ungidos para ser reyes y sacerdotes con Cristo en el cielo. Cuando resucitan para cumplir con su cometido, deja de haber distinción de sexo (Gálatas 3:28). Es patente, por lo tanto, que Jehová, el Autor de la Biblia, no discrimina a la mujer.


=
La Biblia.

http://wol.jw.org/es/wol/d/r4/lp-s/2000528#h=25:0-25:230

http://wol.jw.org/es/wol/d/r4/lp-s/102005806

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada