ANUNCIO acerca de COOKIES

NOTA: Este sitio emplea cookies de Google y otros para prestar sus servicios, personalizar anuncios y analizar el tráfico. Google y otros reciben información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies.

sábado, 19 de octubre de 2013

LOS ANIMALES,¿FUERON CREADOS PARA VIVIR ETERNAMENTE?

Los científicos informan que las criaturas humanas parecen tener el potencial de vida sin fin, de modo que los investigadores están perplejos en cuanto a por qué muere el hombre. La Biblia da la razón. Dice que el Creador les dio a los primeros seres humanos la oportunidad de vivir para siempre. La muerte vino solo porque se rebelaron. (Gén. 2:17; 3:17-19; Rom. 5:12) Pero, ¿qué se puede decir de los animales? Ellos no con capaces de rebelión consciente contra Dios; no obstante, viven solo por un tiempo y luego mueren. Está claro que el Creador jamás se propuso que los animales individuales vivieran para siempre. La muerte era cosa natural para ellos.—2 Ped. 2:12.

Por consiguiente, aunque una persona llegara a estar muy encariñada con un animal doméstico, es evidente que el hombre no debiera reaccionar a la vida o muerte de ese animal como lo haría acerca de otro ser humano. Pero, al parecer, algunos reaccionan así.Hoy hay numerosos “cementerios para animales domésticos.” Pero, ¿qué proceder cree usted que es apropiado y equilibrado a la luz de la Palabra de Dios? Puesto que el Creador jamás se propuso que los animales vivieran sin morir, ¿cuánta importancia debería uno atribuirle a la muerte de un animal y cuánto debería gastar en ello? De acuerdo con la Biblia, los israelitas no tuvieron cementerios para animales.

¿Es correcto matar animales por deporte?

El interés que Dios manifiesta por los animales como se ve en su ley ciertamente excluiría el quitarles la vida por buscar trofeos o por la emoción del deporte. Más bien, la Biblia condena a un primitivo rebelde contra Dios, Nemrod, que evidentemente cazaba por deporte, que tal vez mató tanto a animales como a hombres. Se le describe como “poderoso cazador en oposición a Jehová.”—Gén. 10:9.

No obstante, una lectura imparcial de la Biblia revela que el Creador no se opone ahora a la idea de matar a un animal por alimento. Después del Diluvio, Jehová Dios le dijo a Noé, el progenitor de toda la familia humana: “Todo animal moviente que está vivo puede servirles a ustedes de alimento. . . . Solo carne con su alma —su sangre— no deben comer.” (Gén. 9:3, 4) ¿Estaba cambiando Dios su punto de vista acerca de la vida animal? No, porque Dios no se propuso que los animales vivieran para siempre.
Por lo tanto, Jehová Dios no les prohibió a los israelitas cazar y pescar. Lo que sí estipuló fue que el cazador derramara la sangre del animal que matara. (1 Rey. 4:22, 23; Lev. 17:13, 14) Esto ayudaría a los cazadores a estimar la vida, reconociendo que hasta la vida (sangre) de los animales proviene de Dios. Dios también estimuló a que se le tuviera respeto a la vida animal por medio de la ley que prohibía quitar la vida de una madre pájaro junto con sus huevos o hijuelos. A la madre, que sería más fácil de cazar debido a su apego a sus pequeños, se le debía permitir escapar. Esto permitiría que tuviera más hijos y evitaría el peligro de exterminar la especie.—Deu. 22:6, 7.

Hay muchas referencias bíblicas en cuanto a atrapar pájaros y peces en redes. (Pro. 1:17; Ose. 7:11, 12; Hab. 1:15) Hasta Jesucristo, que escogió algunos pescadores profesionales para ser apóstoles, dirigió pescas limitadas en ciertas ocasiones.—Mat. 17:27; Juan 21:5-13.

¿Requiere el respeto por la vida animal que uno crea que en todo caso está mal matar un animal por su cuello o piel? También en cuanto a esto la Biblia suministra un punto de vista equilibrado. Muestra que los animales fueron provistos para el servicio del hombre. A principios de la historia humana el Creador mismo usó las pieles de animales para vestir a la primera pareja. (Gén. 3:21) ¿Hizo lo incorrecto? Seguramente mostraría falta de equilibrio criticar a Dios por haber hecho eso. Y más tarde el Creador dio las siguientes instrucciones para la construcción de parte de su sagrado santuario: “Tienes que hacer para la tienda una cubierta de pieles de carnero teñidas de rojo y una cubierta de pieles de foca por encima.” (Éxo. 26:14; 39:34, 43) Las Escrituras también muestran que los adoradores verdaderos usaron las pieles de animales para hacer prendas de vestir y otras cosas.—Lev. 13:48; Mat. 3:4; Heb. 11:37.

A veces una persona se enfrenta con la decisión de si debería matar o no un animal de rapiña o uno que es nocivo. ¿Cuál es el punto de vista equilibrado sobre esto?

Aunque la Biblia insta definitivamente a tenerle respeto a la vida, muestra que cuando un león o un oso amenazaban el rebaño de David él no consideró que el matarlos era faltarle respeto a la vida animal. (1 Sam. 17:34-36)

Con respecto a proteger la vida de uno, seguramente no causa sorpresa leer que Sansón mató un león que lo atacó o que Pablo sacudió una víbora venenosa en el fuego. (Jue. 14:5, 6; Hech. 28:3-6) Claramente, la amenaza que presente un animal puede permitir matarlo.—Éxo. 21:28, 29.

La Biblia

◆ Sitio oficial de los Testigos de Jehová.(Gratuito)
http://www.jw.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada