ANUNCIO acerca de COOKIES

NOTA: Este sitio emplea cookies de Google y otros para prestar sus servicios, personalizar anuncios y analizar el tráfico. Google y otros reciben información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies.

jueves, 4 de julio de 2013

TESTIGOS DE JEHOVA Y ABUSO DE MENORES

Después de tantos escándalos entre clérigos católicos con relación al abuso de menores, algunos han levantado acusaciones parecidas en contra de los testigos de Jehová. ¿Cuál es la actitud de los Testigos hacia la pederastia? ¿Cómo actúan los Testigos respecto a este problema?



La pederastia o abuso de menores es aborrecible para los testigos de Jehová. Al menos desde 1981 nuestras revistas han presentado artículos para educar a los Testigos y al público sobre la importancia de proteger a los niños. P/ej., ver La Atalaya del 1-1-97,  1-10-83, o ¡Despertad! del 8-10-93 y 22-1-85.



El procedimiento que se sigue en caso que exista alguna acusación es así:
Dos ancianos de la congregación se reúnen por separado con el acusado y con el acusador para contrastar sus versiones del asunto. Si el acusado niega los cargos, pueden hacer arreglos para hablar con el acusado y el acusador en presencia de ambos ancianos. Si el acusado sigue negando los cargos de que se le acusa y no hay más testigos, los ancianos no pueden tomar acción, pues la Biblia explica que todo asunto debe establecerse con dos testigos (véase Deuteronomio 19:15 y Mateo 18:15-17).



Cuando se informa a la sucursal de dicha alegación de abuso de menores, una consulta de los registros puede revelar los antecedentes o acusaciones hacia esa misma persona (si existen, quizá cuando vivía en otra parte del país)



Cuando existe una acusación de otra persona diferente en contra del mismo individuo, los ancianos están autorizados bíblicamente para tomar acción. Aun si no pueden tomar acción, deben informar de la acusación a la sucursal de su país, si lo permiten las leyes locales de protección de datos. Si las leyes lo permiten, se lleva un registro en la sucursal de los individuos que han sido acusados de abuso.



Cada sucursal lleva sus propios registros, no los de otros países. Si las leyes de protección de datos no permiten llevar registro, los ancianos hacen lo que esté permitido dentro de la ley para encargarse de que los niños estén protegidos. El objetivo es equilibrar el derecho a la intimidad del individuo con la necesidad de proteger la seguridad de los hijos. (1 Timoteo 5:19).



Además de informar a la sucursal, puede que la ley exija que los ancianos informen a las autoridades de acusaciones incluso aunque no estén demostradas. Si es así, se espera que lo hagan. Puede que la propia víctima quiera informar a las autoridades, y está en su derecho. Las obligaciones al respecto varían de país en país, y los departamentos legales de las sucursales se esfuerzan por mantenerse al día con ellas.



Si el acusado confiesa ser culpable, los ancianos deben tomar acción pertinente. Si no se arrepiente, no se le permite seguir siendo miembro de la congregación. Si se arrepiente (si tiene un corazón sinceramente herido y está totalmente resuelto a evitar tal conducta en el futuro), entonces, como se expresó en La Atalaya del 1-1-1997, esa persona no califica para ocupar una posición de responsabilidad en la congregación, ni para ser predicador a tiempo completo, ni para prestar ningún tipo de servicio especial (1 Timoteo 3:2, 7-10). Esta acción se toma porque a los testigos de Jehová nos preocupa mantener las normas bíblicas y proteger a los niños. Todo miembro debe cumplir los mismos requisitos: mantener limpieza en sentido físico, mental, moral y espiritual (2 Corintios 7:1; Efesios 4:17-19; 1 Tesalonicenses 2:4).



La Biblia enseña que las personas pueden arrepentirse y volverse a Dios haciendo obras que muestran arrepentimiento, y los Testigos aceptamos lo que dice la Biblia (Hechos 26:20). Pero la seguridad de nuestros hijos es de máxima importancia, así que los ancianos locales deben ser muy cuidadosos al recomendar a individuos que puedan haber sido culpables en el pasado lejano.



Se ha dicho que en las oficinas centrales de la Sociedad Watchtower (en Brooklyn, N.Y.) hay una lista de 23.720 nombres de abusadores. Falso. En primer lugar, el número total de nombres en tales registros es muy inferior. Además, no es significativo centrarse en la cantidad. Esas cifras incluyen nombres de muchas personas que simplemente han sido acusadas pero cuya acusación no ha sido demostrada. Se mantienen esos registros para cumplir con lo que la ley requiere en muchas jurisdicciones de Estados Unidos. También se incluyen en la lista alegaciones basadas en los denominados “recuerdos reprimidos”, cuya validez muchas autoridades ponen en duda. También están los nombres de personas que han sido acusadas de abuso antes de ser testigos de Jehová, así como de individuos que NUNCA han sido Testigos pero cuyos nombres estamos obligados a mantener debido a su asociación con los testigos de Jehová (Por ejemplo, un padre o padrastro no Testigo acusado por su hijo/a o hijastro/a Testigo).



=



...Individuos culpables de voyeurismo o envueltos en pornografía, también están.
No nos excusamos por mantener tales registros en Estados Unidos. Aparte de ser necesarios legalmente, nos han sido muy útiles en nuestros esfuerzos por proteger el rebaño (Isaías 32:2). Los padres cristianos pueden sentirse seguros sabiendo que se hacen tales esfuerzos por evitar el nombramiento de posibles abusadores en posiciones de responsabilidad en la congregación. Además, cualquier persona que ocupe un puesto de responsabilidad y sea culpable de abusos, sería removido de su puesto sin dilación. Nunca sería transferido para servir en otro lugar.



No creemos que nuestro sistema sea perfecto. Ninguna organización humana es perfecta. Pero sí creemos que tenemos unos procedimientos fuertes y basados en la Biblia respecto al abuso de menores.



http://blog.tjutil.com/index.php/cmo-actan-los-testigos-de-jehov-ante-el-abuso-de-menores/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada