ANUNCIO acerca de COOKIES

NOTA: Este sitio emplea cookies de Google y otros para prestar sus servicios, personalizar anuncios y analizar el tráfico. Google y otros reciben información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies.

domingo, 31 de marzo de 2013

¿ESTABA JUDAS ISCARIOTE PREDESTINADO?

Dios no quita el libre albedrío.

Judas se hizo infiel porque así lo decidió.

Judas se corrompió por completo y sin remisión alguna. Esta debe ser la razón por la que se le coloca el último en la lista de los apóstoles, y se le llama Judas “que más tarde lo traicionó” o “que SE VOLVIÓ traidor”. (Mt 10:4; Lu 6:16.)

No concuerda con las cualidades de Dios y con sus tratos en el pasado pensar que Judas tenía que fallar, como si estuviese predestinado.

Otros de los discípulos dejaron a Jesús también.

¿Controla Dios nuestro destino, o tenemos libre albedrío?

La respuesta que da la Biblia

Dios nos ha tratado con dignidad al concedernos libre albedrío, la facultad de tomar nuestras propias decisiones. Ni él ni el destino controlan nuestra vida. Examinemos lo que la Biblia enseña al respecto.

    Dios creó al hombre a su imagen (Génesis 1:26). A diferencia de los animales, que actúan principalmente por instinto, nosotros somos semejantes a nuestro Creador. ¿En qué sentido? Por un lado, podemos reflejar cualidades divinas, como el amor y la justicia. Y al igual que él, tenemos libre albedrío.

    En buena medida, nuestro futuro depende de nosotros mismos. Dios nos invita a “escoger la vida [...] escuchando su voz”, es decir, optando por obedecer sus mandamientos (Deuteronomio 30:19, 20). Dicha invitación no tendría sentido, y hasta sería cruel, si careciéramos de libertad para elegir. En vez de obligarnos a obedecerlo, Dios nos pide con cariño: “¡Oh, si realmente prestaras atención a mis mandamientos! Entonces tu paz llegaría a ser justamente como un río” (Isaías 48:18).

    El destino no es lo que determina el éxito ni el fracaso. Si queremos que nuestros planes prosperen, debemos trabajar duro. “Todo lo que tu mano halle que hacer —declara la Biblia—, hazlo con tu mismo poder.” (Eclesiastés 9:10.) También afirma que “los planes del diligente propenden de seguro a ventaja” (Proverbios 21:⁠5).

El libre albedrío es un valioso regalo de Dios, gracias al cual podemos amarlo “con todo [el] corazón”, o sea, porque queremos (Mateo 22:37).
¿No se supone que Dios lo controla todo?

Las Escrituras enseñan que Dios es todopoderoso; que nadie, excepto él mismo, puede ponerle límites (Job 37:23; Isaías 40:26). Ahora bien, él no utiliza su poder para controlarlo todo. La Biblia indica, por ejemplo, que Dios se estuvo reteniendo de actuar contra los babilonios de la antigüedad, enemigos de su pueblo (Isaías 42:14). De igual modo, ha decidido tolerar a quienes usan su libre albedrío para hacer daño. Pero nos alegra saber que no los tolerará por siempre (Salmo 37:10, 11).

=

La Biblia.

Sitio oficial gratuito

¿Controla Dios nuestro destino, o tenemos libre albedrío?
http://www.jw.org/es/ense%C3%B1anzas-b%C3%ADblicas/preguntas/libre-albedr%C3%ADo/

JUDAS ISCARIOTE
http://wol.jw.org/es/wol/s/r4/lp-s?q=judas+iscariote+4&p=par

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada