ANUNCIO acerca de COOKIES

NOTA: Este sitio emplea cookies de Google y otros para prestar sus servicios, personalizar anuncios y analizar el tráfico. Google y otros reciben información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies.

miércoles, 9 de enero de 2013

LOS PELIGROS DE INTERNET Y REDES SOCIALES

Cuando se entra en REDES SOCIALES, canales de charla (chat), debe tenerse mucho cuidado. Son espacios virtuales en los que los usuarios de Internet pueden comunicarse entre sí. Es cierto que muchas personas se mantienen en contacto con sus amigos íntimos mediante el correo electrónico y que algunos que tienen familiares lejos pueden comunicarse regularmente con ellos de esta forma. Pero no es lo mismo enviar un mensaje electrónico a un conocido que conversar con un extraño.

¿Marcaría usted un número telefónico al azar con la intención de hacerse amigo de quien contestara? Es obvio que no. Entonces, ¿por qué entablar una relación vía Internet con un perfecto desconocido?

 Uno de los problemas que plantea comunicarse con un extraño es que tal vez no sea lo que aparenta ser. Por ejemplo, puede tratarse de un pederasta que trata de aprovecharse de un niño o un joven incauto.

  Según Parry Aftab, abogada especialista en pleitos relacionados con Internet, esta situación puede darse fácilmente. Ella explicó: “Los niños suelen entrar en los canales de charla. Los pederastas lo saben, así que leen los mensajes que los pequeños se intercambian y se fijan en los que se sienten solos. Puede que un niño escriba mensajes como:

 ‘Mis padres se van a divorciar [...]. Odio a mi madre; nunca me compra el videojuego que quiero’.

 [...] El pederasta se introduce en la conversación y escribe: ‘Mis padres se van a divorciar [...]. Odio a mi madre [...]. Nunca pude conseguir el juego que quería, hasta que el tío Timmy me lo compró. [...]

Lo único que tienes que hacer es ir al centro comercial y encontrarte con el tío Timmy’”.

“El tío Timmy” es en realidad el pederasta que está al acecho.

  Por consiguiente, los padres deben mantener una relación estrecha y afectuosa con sus hijos.

Comuníquense francamente con ellos para que no sientan la necesidad de buscar apoyo emocional donde no deben.

  Tampoco los adultos que se sienten solos o que son infelices en su matrimonio deben buscar ayuda emocional en los canales de charla. Recurrir a desconocidos entraña peligro. Algunos adultos han abandonado a su cónyuge por alguien a quien “conocieron” en Internet.*

Hace poco, un hombre muy adulador consiguió que SEIS MUJERES del Reino Unido se enamoraran de él a la vez. Una de ellas fue Cheryl, una atractiva estudiante de posgrado de 27 años, quien admitió: “No me lo explico. Fue una relación tan intensa que me absorbió por completo”.

Jenny Madden, fundadora de la organización Women in Cyberspace (Mujeres en el ciberespacio), explica:

Las mujeres se sienten a gusto en el ciberespacio, pues nadie las juzga por su aspecto. Pero también son más susceptibles de ser MANIPULADAS, ya que por lo general la gente tarda poco en revelar información personal, sobre todo en las salas de charla”.

Con solo conectar la computadora, tengo miles de mujeres entre las que elegir”...

..respondió un hombre en una entrevista realizada por la Universidad de Florida. La directora del estudio, Beatriz Avila Mileham, dijo: “Internet será dentro de poco, si no lo es ya, el mayor medio para cometer infidelidades”. En el libro Sex and the Internet: A Guidebook for Clinicians, el doctor Al Cooper declaró: “Los especialistas de nuestro país coinciden en que la actividad sexual por Internet es una de las principales causas de problemas matrimoniales”.

En vista de estos preocupantes datos, conviene tomar precauciones. Hable con sus hijos y enséñeles a protegerse. Con el debido conocimiento, usted podrá evitar los peligros de Internet (Eclesiastés 7:12).

----

COMO MEJORAR LA RELACION DE PAREJA



 Algunos casados creen erróneamente que en el matrimonio, los dos han de tener la misma opinión y personalidad (Mateo 19:5). Sin embargo, no tardan en descubrir que esa idea no es realista. Al poco tiempo, sus diferencias provocan frecuentes discusiones. Linda explica: “Algo en lo que Felipe y yo somos muy distintos es que él se preocupa menos por las cosas. A veces está tan tranquilo mientras yo me muero de angustia, así que termino enojándome porque me parece que el asunto no le importa tanto como a mí”.

¿Cómo resolverlo?

Acéptense el uno al otro como son y respeten sus diferencias. Para ilustrarlo: la vista y el oído no tienen la misma función; sin embargo, ambos sentidos se complementan para que podamos cruzar la calle sin percances. Después de casi treinta años de matrimonio, Adriana comenta: “Siempre que nuestros puntos de vista no sean contrarios a la Palabra de Dios, aceptamos que puedan diferir. Al fin y al cabo, estamos casados, no clonados”.

Cuando su pareja opine o reaccione de forma distinta a usted, tenga en cuenta los sentimientos del otro y no se centre en los suyos (Filipenses 2:4). Fabián, el esposo de Adriana, admite: “No siempre entiendo ni comparto el parecer de mi esposa. Pero me recuerdo a mí mismo que mi amor por ella pesa mucho más que mi opinión. Si ella está contenta, yo también lo estoy”.

Sugerencias:
Haga una lista de los aspectos en que la opinión de su cónyuge o su forma de manejar las cosas sea superior a la suya (Filipenses 2:3).

El respeto es imprescindible para disfrutar de una unión estable y feliz. Linda asegura: “En el matrimonio, el respeto aporta satisfacción y seguridad. Vale la pena cultivarlo”.

PREGUNTAS PARA PENSAR

-    ¿Cómo enriquecen a mi familia las peculiaridades de mi cónyuge?
-    ¿Por qué es bueno complacer a mi pareja si sus preferencias no violan ningún principio?
---
FUENTES:

COMO MEJORAR LAS RELACIONES DE PAREJA
http://www.jw.org/es/publicaciones/revistas/wp20110801/tratar-c%C3%B3nyuge-con-respeto/

http://www.jw.org/es/publicaciones/revistas/wp20110801/tratar-c%C3%B3nyuge-con-respeto/

LAS REDES SOCIALES
http://wol.jw.org/es/wol/d/r4/lp-s/102000403?q=internet+peligro&p=par


REVISTA DESPERTAD,  8 DE JUNIO 2000 :
LOS PELIGROS DE INTERNET
http://wol.jw.org/es/wol/d/r4/lp-s/102004887?q=internet+peligro&p=par

HAY AYUDA SUPERIOR DISPONIBLE
http://wol.jw.org/es/wol/d/r4/lp-s/2013045?q=internet+peligro&p=par

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada