ANUNCIO acerca de COOKIES

NOTA: Este sitio emplea cookies de Google y otros para prestar sus servicios, personalizar anuncios y analizar el tráfico. Google y otros reciben información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies.

martes, 14 de junio de 2011

EXPERIENCIAS CERCANAS A LA MUERTE

P. Qué hay en cuanto a los informes que han hecho personas a quienes se ha revivificado después de haber sido declaradas muertas, que han hablado acerca de otra vida?

R. Normalmente, después que una persona deja de respirar y el latido del corazón se detiene, transcurren varios minutos antes de iniciarse la cesación paulatina de la fuerza vital en las células del cuerpo. Si el cuerpo se somete a un frío severo, ese proceso puede retardarse por horas. Por eso, a veces es posible revivificar a las personas mediante la resucitación cardiopulmonar. Estas personas han experimentado lo que se llama “muerte aparente”; es decir, estaban muertas desde el punto de vista clínico, pero sus células corporales todavía estaban vivas.

Muchas personas que reviven de la “muerte aparente” no recuerdan nada en absoluto. Otras informan haber experimentado la sensación de estar flotando. Algunas dicen que han visto cosas hermosas; otras se han sentido aterrorizadas por su experiencia.

P.¿Hay explicación médica para cualesquiera de estas experiencias?

R. El redactor médico del periódico estadounidense The Arizona Republic escribió lo siguiente: “Cuando la habilidad física está en su punto más bajo, como cuando la persona está anestesiada, o como resultado de una enfermedad o una lesión, el control automático de las funciones del cuerpo disminuye a igual grado. Así, las neurohormonas y las catecolaminas del sistema nervioso son liberadas y derramadas en cantidad incontrolable. El resultado, entre otras manifestaciones, es la alucinación de haber muerto y regresado a la vida, de lo cual, después de recobrarse la consciencia, se trata de dar una explicación racional” (28 de mayo de 1977, pág. C-1; también la publicación médica alemana Fortschritte der Medizin, núm. 41, 1979; Psychology Today, enero de 1981).

P. Pero ¿no hay confirmación para el testimonio de estos a quienes se ha revivificado en los casos de las personas a quienes se han aparecido seres amados difuntos y han hablado con ellas?

R. Sírvase leer otra vez los textos bíblicos ya citados respecto a la condición de los muertos. ¿Qué nos dice la Palabra de verdad de Dios acerca de la condición de los muertos?

¿Quién quiere que los humanos crean lo contrario? Después que Jehová advirtió a nuestros primeros padres que la desobediencia les acarrearía la muerte, ¿quién contradijo aquella declaración? “La serpiente [usada por Satanás; véase Revelación 12:9] le dijo a la mujer: ‘Positivamente no morirán’” (Gén. 3:4). Claro está que más tarde Adán y Eva sí murieron. Razonablemente, pues, ¿quién inventó la idea de que una parte espiritual del hombre sobrevive a la muerte del cuerpo? Como ya hemos visto, esto no es lo que dice la Palabra de Dios. La ley de Dios dada al Israel de la antigüedad condenó como ‘inmunda’ y “detestable” la práctica de consultar a los muertos (Lev. 19:31; Deu. 18:10-12; Isa. 8:19). ¿Condenaría esta práctica un Dios de amor si los vivos sencillamente estuvieran comunicándose con seres amados que hubieran muerto? En cambio, si espíritus demoníacos se estuvieran haciendo pasar por los difuntos, engañando así al género humano mediante transmitir a la mente humana algo que perpetuaría una mentira, ¿no sería amoroso por parte de Dios proteger a sus siervos contra tal engaño? (Efe. 6:11, 12.)
--
Despertad 8 Junio 2003

Se arroja luz sobre las experiencias “extracorpóreas”

Mientras unos neurólogos suizos trataban de averiguar con unos electrodos la causa de los ataques epilépticos de una mujer, hicieron accidentalmente que la paciente viviera una experiencia “extracorpórea”, afirma la revista científica alemana Bild der Wissenschaft-Online. Cada vez que estimulaban la circunvolución angular del hemisferio derecho del cerebro, la mujer tenía la sensación de que abandonaba su cuerpo y lo observaba desde arriba. Parece que esa parte del cerebro coordina la percepción visual del cuerpo con la información sensorial de ubicación. “La estimulación con electrodos interrumpía dicha interacción, de ahí la sensación de separarse del cuerpo”, dice Bild der Wissenschaft. Este tipo de experiencias “ha alimentado una y otra vez las especulaciones sobre la existencia de un alma independiente del cuerpo”.

---
Juan Mendez y unos pocos otros dicen haber regresado de la muerte.

¿Qué puede decirse de las experiencias cercanas a la muerte que algunas personas dicen haber tenido? Hay quienes las han interpretado como prueba de que el ser humano tiene un alma que sigue viviendo después de la muerte del cuerpo. No obstante, tales experiencias se explican mucho mejor con razones naturales.

La revista científica francesa Science & Vie de marzo de 1991 dice que los diferentes estadios de las experiencias cercanas a la muerte son “un prototipo universal de alucinación” que se ha conocido por mucho tiempo. Ese tipo de experiencias no son exclusivas de los que se encuentran al borde de la muerte. También pueden producirse en casos de “fatiga, fiebre, ataques epilépticos y drogadicción”.
Wilder Penfield, pionero en el campo de la neurocirugía que operó a epilépticos con anestesia local, realizó un curioso hallazgo. Descubrió que estimulando diferentes partes del cerebro con un electrodo, podía hacer que el paciente tuviese la sensación de estar fuera de su cuerpo, viajar a través de un túnel y encontrarse con parientes difuntos.

Un detalle interesante al respecto es que los niños que han tenido experiencias cercanas a la muerte no dicen haberse encontrado con sus parientes difuntos, sino con compañeros de escuela o maestros que todavía viven. Este hecho indica que tales experiencias tienen cierta vinculación con la cultura.
Lo que se experimenta guarda relación con la vida actual, no con algo que exista más allá de la muerte.

El Dr. Richard Blacher escribe lo siguiente en la revista The Journal of the American Medical Association: “Morir, o estar en peligro de perder la vida, es un proceso; la muerte es un estado”.

El Dr. Blacher lo ejemplifica con una persona que vuela por primera vez de Estados Unidos a Europa. “Realizar el vuelo no es lo mismo que estar en Europa —escribe—. El turista que parte hacia Europa pero cuyo avión da la vuelta y regresa a los pocos minutos de despegar, no puede contar más acerca de Europa de lo que es capaz de explicar sobre la muerte una persona que se recupera de un estado de coma.”

En otras palabras: los que han estado cerca de la muerte no han estado realmente muertos.
Experimentaron algo cuando todavía estaban vivos. Y se está vivo incluso segundos antes de morir. De modo que ciertamente esas personas estuvieron próximas a la muerte, pero todavía no estaban muertas.

Ni siquiera los que han sufrido un breve paro cardíaco y han sido reanimados pueden recordar algo del tiempo que pasaron inconscientes, cuando se les podía haber calificado de “muertos”. Lo que recuerdan, si es que se acuerdan de algo, es lo que sucedió en los instantes previos a esa breve interrupción, no durante ella.

Las experiencias cercanas a la muerte que se publican casi siempre se describen como positivas, aunque se sabe que también las hay negativas. La psicoanalista francesa Catherine Lemaire explica esta circunstancia de esta manera:

“Los que no han tenido experiencias [cercanas a la muerte] que encajan con el modelo impuesto por la IANDS [siglas en inglés para Asociación Internacional de Estudios sobre Experiencias Cercanas a la Muerte] no tienen ningún interés en narrar su historia”.

Entonces, ¿en qué estado se encuentran los muertos? Y ¿qué le sucede al espíritu tras la muerte?

Cuando el primer hombre, Adán, desobedeció deliberadamente el mandato divino, Dios le dijo:

“Con el sudor de tu rostro comerás pan hasta que vuelvas al suelo, porque de él fuiste tomado. Porque polvo eres y a polvo volverás”,Génesis 3:19.

¿Dónde se encontraba Adán antes de que Jehová lo creara del polvo? En ningún sitio. Sencillamente no existía. Así que cuando Jehová Dios le anunció que ‘volvería al polvo’, no le estaba diciendo que iba a ser transferido a un mundo de espíritus, sino que iba a perecer y volver a formar parte de los elementos del suelo.

Al morir, regresaría a un estado de inexistencia. De modo que su castigo fue la muerte —la ausencia de vida—, no el paso a otro mundo,Romanos 6:23.

¿Qué puede decirse de las demás personas fallecidas? Eclesiastés 9:5, 10 explica claramente en qué condición se encuentran: “Los muertos nada saben [...;] no hay obra, ni actividad mental, ni ciencia, ni sabiduría en el sepulcro” (Ediciones Sigal).

Por tanto, la muerte es sinónimo de inexistencia. El salmista escribió que cuando alguien muere, “sale su espíritu, él vuelve a su suelo; en ese día de veras perecen sus pensamientos”, Salmo 146:4.

Queda claro, pues, que los muertos ya no existen. No saben nada. No pueden vernos ni oírnos ni hablarnos. No pueden ayudarnos ni hacernos daño, por lo que no hay ninguna razón para temerlos.

La resurrección producirá gozo duradero. Dios puede hacer que alguien viva de nuevo, Salmo 104:30.

La Biblia dice: “Viene la hora en que todos los que están en las tumbas conmemorativas oirán [la] voz [de Jesús] y saldrán”. Juan 5:28, 29

Fuente(s):
¿Cuáles son tus fuentes? Comparte los sitios Web de los que has sacado información y da crédito a sus autores.

La Biblia.

Razonamiento, p327, 328.

http://www.jw.org/es/publicaciones/libros/Qu%C3%A9-esperanza-hay-para-los-seres-queridos-que-han-muerto/1101987030/

http://wol.jw.org/es/wol/d/r4/lp-s/102003412#s=9:0-10:831


CITADO EN YAHOO
http://es.answers.yahoo.com/question/index?qid=20110327100745AA3wk6W



Basado en La Atalaya  del 1 de enero de 2009 disponible gratuitamente en línea.
http://www.watchtower.org/s/20090101a/article_01.htm
Copyright © 2010 Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania. All rights reserved.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada