ANUNCIO acerca de COOKIES

NOTA: Este sitio emplea cookies de Google y otros para prestar sus servicios, personalizar anuncios y analizar el tráfico. Google y otros reciben información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies.

domingo, 29 de mayo de 2011

CONDUCTA HOMOSEXUAL Y LA BIBLIA CRISTIANA (a)

No son pocas las personas —entre ellas algunos religiosos— que le quitan importancia a la homosexualidad. Pero la Biblia no es ambigua. Señala que Jehová Dios creó al hombre y a la mujer, y que los hizo para que dieran satisfacción a sus deseos dentro del matrimonio (Génesis 1:27, 28; 2:24). Lógicamente, las Santas Escrituras condenan las prácticas homosexuales (Romanos 1:26, 27).

 -Claro, muchos dirán que este libro está anticuado. Por ejemplo, Carol, de 14 años, asegura: “Algunas de las cosas que dice la Biblia están fuera de lugar en la actualidad”. Pero ¿por qué se apresura la gente a afirmar algo así? A menudo lo hacen porque las pautas bíblicas chocan con las suyas. Rechazan la Palabra de Dios porque enseña algo distinto de lo que QUIEREN creer. Ahora bien, esa es una actitud prejuiciada y poco abierta que la Biblia nos anima a evitar. De hecho, Jehová Dios nos invita en su Palabra a tener presente que sus mandamientos son para nuestro propio beneficio (Isaías 48:17, 18). ¿Habrá razones para creerlo? Piénsalo: ¿hay alguien que conozca mejor que él cómo estamos hechos?

 -Como joven, seguramente sientes emociones muy diversas. Entonces, ¿qué ocurre si te atrae alguien de tu propio sexo? ¿Quiere decir automáticamente que eres homosexual? No. Recuerda que estás en “la flor de la juventud”, una etapa de la vida en la que la excitación sexual involuntaria tiene mucha fuerza (1 Corintios 7:36). Puede que por un tiempo te llame la atención alguien de tu mismo sexo, pero eso no significa que seas gay. Las estadísticas indican que por lo general esas inclinaciones terminan desapareciendo. Aun así, quizás te preguntes: “De todas formas, ¿por qué tengo estos deseos?”.

 -Hay quienes alegan que la homosexualidad viene escrita en los genes, mientras que otros señalan que se trata de un comportamiento aprendido. Este artículo no entra en el debate sobre qué influye más en nosotros, si es la naturaleza o la educación. Lo que parece innegable es que sería simplista atribuir la homosexualidad a una sola causa. Como en el caso de otras formas de conducta, es algo muchísimo más complejo.

 -Independientemente de cuál sea la causa, es importante comprender que lo que condena la Biblia son los actos homosexuales. Así que quien lucha con la atracción hacia su mismo sexo tiene en sus manos una opción realista: NO LLEVAR A LA PRÁCTICA SUS DESEOS. A modo de ejemplo, pensemos en un hombre “dado a la cólera” (Proverbios 29:22). En un tiempo acostumbraba dar rienda suelta a la furia. Pero al estudiar la Palabra de Dios, comprende que debe aprender a controlarse. ¿Quiere decir eso que nunca más lo invadirán los sentimientos de ira? No. Sin embargo, como ahora sabe lo que dicen las Escrituras acerca de la cólera descontrolada, se niega a ceder a ella. Lo mismo pasa con quien siente atracción por personas de su propio sexo y llega a aprender el criterio bíblico sobre las prácticas homosexuales. En un momento dado quizás le venga un mal deseo. No obstante, se niega a hacerlo realidad porque obedece los consejos bíblicos.
 Hay que admitir que los deseos homosexuales pudieran ser muy persistentes. Pero, por arraigados que estén, no son invencibles (1 Corintios 9:27; Efesios 4:22-24).

 -En última instancia, es UNO MISMO el que determina cómo quiere vivir (Mateo 7:13, 14; Romanos 12:1, 2). Así que, digan lo que digan, ES POSIBLE dominar tales impulsos, o por lo menos no obedecerlos.

Lo que el apóstol Pablo dijo a los hermanos cristianos de Corinto nos aplica también a nosotros:

1 Corintios 6:9–11

"9 ¡Qué! ¿No saben que los injustos no heredarán el reino de Dios? No se extravíen. Ni fornicadores, ni idólatras, ni adúlteros, ni hombres que se tienen para propósitos contranaturales, ni hombres que se acuestan con hombres,

10ni ladrones, ni personas dominadas por la avidez, ni borrachos, ni injuriadores, ni los que practican extorsión heredarán el reino de Dios.

11Y, sin embargo, eso ERA lo que algunos de ustedes ERAN.

Pero ustedes han sido lavados, pero ustedes han sido santificados, pero ustedes han sido declarados justos en el nombre de nuestro Señor Jesucristo y con el espíritu de nuestro Dios."



 Fuente(s):
 La Biblia.
http://www.jw.org/es/ense%C3%B1anzas-b%C3%ADblicas/familias/j%C3%B3venes/preguntan/inclinaciones-homosexuales/


http://es.answers.yahoo.com/question/index?qid=20081216130842AADtc3h


 COMO EVITAR EL LAZO DE LA MALA CONDUCTA.

----

PARTE 2

Niégate a caer en prácticas desaprobadas por Dios.

 ¿Qué puedes hacer para no caer en actos homosexuales?
 -Primero Cuéntale a Jehová tus inquietudes, con la seguridad de que “él se interesa” por ti (1 Pedro 5:7; Salmo 55:22). Jehová puede fortalecerte con una paz que “supera a todo pensamiento”, una paz que ‘guardará tu corazón y tus facultades mentales’ y te dará “poder [...] más allá de lo normal”, lo que te permitirá resistir los malos deseos (Filipenses 4:7; 2 Corintios 4:7). Sara, quien estuvo luchando con las dudas de ser bisexual, explica: “Cuando me asaltan malos pensamientos, le oro a Jehová, y él me da fuerzas. Sin su ayuda no podría afrontar este problema. La oración es mi tabla de salvación” (Salmo 94:18, 19; Efesios 3:20).
 -
 -Segundo Llena la mente de pensamientos que edifiquen tu espiritualidad (Filipenses 4:8). Lee la Biblia todos los días. Nunca subestimes el poder que tiene para mejorar la mente y el corazón (Hebreos 4:12). Un joven llamado Raúl dice: “He comprobado que las palabras de la Biblia —y particularmente pasajes como 1 Corintios 6:9, 10 y Efesios 5:3— tienen mucho poder. Cuando me vienen malos deseos, me pongo a leer estos textos”.
 -
 -Tercero Huye de la pornografía y la propaganda homosexual, ya que avivan los malos pensamientos (Salmo 119:37; Colosenses 3:5, 6).# Muchas películas y programas de televisión difunden la idea de que la homosexualidad es solo “un estilo de vida alternativo”. Ana admite con franqueza: “El modo de pensar de este mundo pervertido influyó en mi mente y aumentó mi confusión sexual. Ahora me aparto de toda persona o cosa que promueva la homosexualidad” (Proverbios 13:20).
 -
 -Cuarto Búscate un confidente, alguien a quien contarle cómo te sientes (Proverbios 23:26; 31:26; 2 Timoteo 1:1, 2; 3:10). Óscar explica los resultados que obtuvo al pedirle ayuda a un superintendente cristiano: “Sus consejos fueron muy útiles. ¡Ojalá hubiera hablado con él mucho antes!”.

 --No dudes en pedir ayuda a un cristiano o cristiana adulto que sea maduro.

 COMO AGRADAR A DIOS.
-----
PARTE 3
Efesios 4:25 a 5:8

 Cómo vivir ahora

 25 Por eso, ya no deben mentirse los unos a los otros. Todos nosotros somos miembros de un mismo cuerpo, así que digan siempre la verdad.

 26 Si se enojan, no permitan que eso los haga pecar. El enojo no debe durarles todo el día,27 ni deben darle al diablo oportunidad de tentarlos.

 28 Quien antes fue ladrón, debe dejar de robar, y ahora trabajar bien y con sus propias manos. Así tendrá dinero para ayudar a las personas necesitadas.

 29 No digan malas palabras. Al contrario, digan siempre cosas buenas, que ayuden a los demás a crecer espiritualmente, pues eso es muy necesario.

 30 No hagan que se ponga triste el Espíritu Santo de Dios, que es como un sello de identidad que Dios puso en ustedes, para reconocerlos cuando llegue el día en que para siempre serán liberados del pecado.

 31 Dejen de estar tristes y enojados. No griten ni insulten a los demás. Dejen de hacer el mal.32 Por el contrario, sean buenos y compasivos los unos con los otros, y perdónense, así como Dios los perdonó a ustedes por medio de Cristo.

 Efesios 5

 1 Ustedes son hijos de Dios, y él los ama. Por eso deben tratar de ser como él es.2 Deben amar a los demás, así como Cristo nos amó y murió por nosotros. Su muerte es para Dios como el delicado aroma de una ofrenda.

 3 Ustedes son parte del pueblo de Dios; por eso, ni siquiera deben hablar de pecados sexuales, ni de indecencias ni de ambiciones exageradas.4 No digan malas palabras, ni tonterías, ni vulgaridades, pues eso no es correcto. Más bien, usen su boca para dar gracias a Dios.5 Bien saben ustedes que nadie que tenga relaciones sexuales prohibidas o indecentes, o que nunca esté satisfecho con lo mucho que tiene, tendrá parte en el reino de Cristo y de Dios. Eso es tan malo como adorar a un ídolo.


 Vivir obedeciendo a Dios
 6 No se dejen engañar con ideas tontas, pues por cosas así Dios castigará terriblemente a quienes no le obedecen.7 Así que, no tengan nada que ver con esa clase de gente.

 8 No conocer a Dios es como vivir en la oscuridad, y antes ustedes vivían así, pues no lo conocían. Pero ahora ya lo conocen, han pasado a la luz. Así que vivan como corresponde a quienes conocen a Dios,9 pues su Espíritu nos hace actuar con bondad, justicia y verdad.10 Traten de hacer lo que le agrada a Dios.11 No se hagan cómplices de los que no conocen a Dios, pues sus hechos no aprovechan de nada. Al contrario, háganles ver su error.12 ¡La verdad es que da vergüenza hablar de lo que ellos hacen a escondidas!13 Cuando la luz brilla, todo queda al descubierto y puede verse cómo es en realidad.14 Por eso alguien ha escrito:

"¡Despiértate, tú que duermes!

 Levántate de entre los muertos,

 y Cristo te alumbrará"

 ----
 Traducción en lenguaje actual (TLA)

 Copyright © 2000 by United Bible Societies
Fuente(s):
La Biblia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada