ANUNCIO acerca de COOKIES

NOTA: Este sitio emplea cookies de Google y otros para prestar sus servicios, personalizar anuncios y analizar el tráfico. Google y otros reciben información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies.

sábado, 16 de abril de 2011

VACUNAS Y TESTIGOS DE JEHOVA

¿TESTIGOS DE JEHOVA RECOMENDABAN NO VACUNARSE ENTRE 1931 Y 1952?

TOMADO Y ADAPTADO DE:

Jehovah's Witnesses,  

Were vaccinations ever prohibited?

http://onlytruegod.org/jwstrs/MCB-vac.htm

Consultado en 2010


VER TAMBIEN
http://tj-defendidos.blogspot.com/2012/07/estuvieron-prohibidas-las-vacunas-entre.html

Consultado en 2012




http://www.tjdefendidos.org/historia/vacunas.htm
Consultado en 2009 (no activo en 2012)

Algunos detractores han afirmado erróneamente que las publicaciones de los testigos de Jehová prohibían el uso de vacunas desde 1931 hasta 1952, y lo permitieron después. Aparentemente, hacen esta afirmación tratando de desacreditar nuestra posición actual respecto a las transfusiones de sangre, dando a entender directa o indirectamente que nuestra posición sobre la vacunación era igual de estricta que la de la sangre y que esta también cambiará. También se trata de dar la imagen de que los testigos de Jehová no tienen ninguna credibilidad en asuntos médicos.

RESPUESTA: 
Muchos de nuestros detractores demuestran descuido al no comprobar los documentos originales para verificar la validez de sus declaraciones.

Por ejemplo, la declaración de que en fecha tan tardía como los años 50 los testigos de Jehová enseñaban que un cristiano no debía vacunarse, es una falsedad fácil de rebatir. Desde 1944 la Sociedad requería a todos sus representantes que estuviesen vacunados.

En 1944-45, A.H. Macmillan tuvo que animar a ciertos testigos de Jehová encarcelados por objeción de conciencia a que se vacunasen. Escribió: "Uno de los problemas más serios que tuve que tratar era el de las vacunas. Algunos de nuestros muchachos en una prisión (...) se negaron a hacerlo. (...) Les dije que perdíamos el tiempo hablando de los males de la vacuna porque podría decirse mucho a favor y en contra. (...) Además, todos los que visitamos sucursales extranjeras nos vacunamos, o si no, nos quedamos en casa" (A.H. Macmillan, Faith on the March, págs. 188, 189). También es digno de nota el hecho de que, de los aproximadamente 4.300 Testigos encarcelados en diversas prisiones de Estados Unidos durante la guerra (según Cushman R.E., Civil Liberties in the U.S. p. 96-97, Cornell University Press, Ithaca, N.Y. 1956; Zygmunt J.F. Jehovah's Witnesses in the USA 1942-1976. Social Compass 24, 47, 1977), solo un grupo se negase a aceptar la vacunación obligatoria.

Puesto que muchos Testigos individuales continuaban rechazando las vacunas (al parecer, porque lo consideraban un requisito bíblico), el Cuerpo Gobernante de los testigos de Jehová vio la necesidad de dejar el asunto claro. Esto se hizo en la revista La Atalaya en su número del 15 de diciembre de 1952 (edición en inglés): "El aceptar una vacuna es un asunto que debe resolver por sí mismo el individuo que se enfrenta a él. (...) Por tanto, toda la objeción a la vacuna parece carecer de argumentos bíblicos."

Hasta aquí, vemos fácilmente la falsedad de que los testigos de Jehová tuvieran prohibido aceptar vacunas en fecha tan tardía como principios de los años 50. Pero, ¿la tenían prohibida anteriormente? ¿Por qué algunos consideraban antibíblico el uso de la vacuna? ¿Por qué dicen algunos que en 1931 se prohibió su uso?

Esta afirmación se origina por un artículo aparecido en el número del 4 de febrero de 1931 de la revista The Golden Age (La Edad de Oro), en el que se indicaban razones bíblicas de rechazar el uso de la vacuna. Es cierto que ese artículo existe, pero los opositores no suelen mencionar toda la verdad al respecto. El artículo no era un artículo editorial, es decir, no lo escribió el editor ni ningún redactor de la revista, sino que se trata de una contribución de cierto Charles A. Pattillo de Virginia (EE.UU.). El editor no especificó si concordaba o no con la opinión del Sr. Patillo, pero es significativo el hecho de que el artículo se presentase como una mera contribución de alguien ajeno a la propia revista. El asunto no se presentó como una prohibición, sino como una opinión que podía ayudar a tomar una decisión personal.

No menos significativo es el hecho de que, al parecer, la revista The Watchtower (La Atalaya) no mencionó nunca el asunto. La Atalaya era por entonces (hasta los años 40) una publicación interna solo para los testigos de Jehová, y era allí donde se trataban los asuntos bíblicos de mayor importancia para los propios Testigos, mientras que la revista The Golden Age era una publicación para el público, que tocaba asuntos más generales, de modo parecido a la moderna revista ¡Despertad! Ningún opositor ha sido capaz de mostrar ninguna mención en contra de las vacunas en La Atalaya ni en ninguna otra publicación aparte de The Golden Age. No existe ningún indicio de que el uso de la vacuna se considerase tan grave como para merecer ningún tipo de medidas disciplinarias; menos aún la expulsión. En definitiva, la postura al respecto era muy diferente a la postura actual con respecto a la sangre.

Por otro lado, la opinión de que las vacunas podían suponer una violación de la ley divina sobre la sangre resulta comprensible teniendo en cuenta que el suero de algunas vacunas se producía en sangre animal. Es muy importante tener en cuenta el contexto histórico de este y otros artículos de The Golden Age.

Esto nos lleva a otra cuestión: aparte del artículo de febrero de 1931, en la revista se incluyeron en varias ocasiones comentarios muy críticos con las vacunas, no desde un punto de vista bíblico, sino desde un punto de vista médico. ¿Eran esos comentarios algo injustificado, propio de personas ignorantes, como lo enfocan los enemigos de los testigos de Jehová?

Probablemente, la primera vez que se mencionó una opinión crítica con el uso de la vacuna fue en The Golden Age del 12 de octubre de 1921, y la última mención negativa fue en la revista Consolation (Consolación, nuevo nombre de The Golden Age) del 31 de mayo de 1939. No era un asunto que se tratase muy a menudo; se encuentran citas, la mayoría de ellas breves, una vez cada año o cada dos años como promedio (lo cual no es mucho para una revista que se publicaba cada dos semanas). 


Nuestros detractores tampoco ponen las cosas en su debida perspectiva. No tienen en consideración el punto de vista común que tenían muchas personas ajenas a los Testigos por aquel entonces.


-------------


VACUNAS A PRINCIPIO DEL SIGLO VEINTE, ¿ERAN SEGURAS?


"La vacunación era un asunto altamente polémico en sus primeros tiempos, con discusiones válidas y autoridades reputadas en ambos bandos.

En contra de la vacunación se encontraban personas como:
 1) el respetado naturalista Alfred Russell Wallace,
http://es.wikipedia.org/wiki/Alfred_Russel_Wallace 
 2) el profesor Charles Creighton, que escribió un artículo contra la vacunación para la Enciclopaedia Británica,
http://en.wikipedia.org/wiki/Charles_Creighton 
 3)el famoso escritor George Bernard Shaw.
http://es.wikipedia.org/wiki/George_Bernard_Shaw 

Las publicaciones de los testigos de Jehová tratan de presentar información médica actualizada a sus lectores y en justicia no se les puede criticar a ellos más que a científicos y otras autoridades religiosas de la época.


¿Cómo se veía el uso de las vacunas a principios del siglo X X? ¿Cuál era el método utilizado para inmunizar a las personas?

El método principal en el siglo XIX y principios del X X era infectar a una persona con una variante "suave" (o atenuada) del virus; después, se hacía que la persona volviera al cabo de siete días, cuando aparecían las bolsas de pus; el pus o la costra se raspaba y se utilizaba para infectar directamente a la persona siguiente, que volvería en siete días, y así sucesivamente. Ahora, ¿quién aceptaría hoy en día que se le hiciera esto a sus hijos? Así pues, quizás poner los comentarios de "The Golden Age" (ahora:"Despertad") en su perspectiva histórica apropiada puede ayudar a uno a ver cuán cegados de obstinación pueden estar algunos de nuestros detractores en sus campañas contra los testigos de Jehová:


Con la típica moderación inglesa, la Enciclopaedia Britannica indica:


“A mediados del siglo X X, aún se carecía de datos estadísticos adecuados referentes a la eficacia en seres humanos de algunas de las vacunas víricas."


En 1913, la National Anti-Vaccination League (Liga nacional contra la vacunación, de la que era miembro Alfred Russel Wallace) de Gran Bretaña publicó un folleto titulado Is vaccination a Disastrous Delusion? (¿Es la vacunación un engaño desastroso?). El folleto condenaba la práctica como "ultraje monstruoso e indefendible contra el sentido común y los derechos personales sagrados de cada humano, y especialmente de cada inglés."


El escritor George Bernard Shaw, quien había sido miembro del Health Committee of London Borough Council (Comité de salud del Consejo del barrio de Londres) publicó declaraciones como las siguientes, entre otras: “La vacunación obligatoria es un crimen y debería ser castigada como tal. (...) La vacuna mata más gente que la viruela.” (del artículo “La vacunación es un crimen”, tomado de la revista “Naturalismo”, de Barcelona). “En el presente, las personas inteligentes no hacen vacunar a sus hijos, ni les obliga hoy a ello la ley. El resultado no es, como profetizaron los seguidores de Jenner, el exterminio de la raza humana por la viruela; por el contrario, hoy muere más gente por la vacuna que por la viruela” (publicado en el Irish Times del 9 de agosto de 1944).


En el otoño de 1901, en Filadelfia había no menos de 36 casos de tétanos o de trismo debidos, según se admitió, a las vacunas, y casi todos eran mortales. Después de un estudio de estos y de otros 59 casos similares, el prominente médico y profesor de Filadelfia Joseph McFarland, ardiente defensor de la vacunación, llegó a la conclusión de que -incluso donde se habían tomado las precauciones más extremas- el peligro residía en la transmisión a la vacuna en sí del agente causante de la enfermedad. Entonces, sin tener en cuenta el hecho de que el agente causante de la enfermedad estaba en el mismo líquido tomado de las heridas infectadas, y que el agente todavía quedaba peligrosamente poco atenuado en la vacuna preparada de esta fuente, él siguió recomendando ignorantemente la preparación de la vacuna, esto a pesar de el hecho de que la ciencia médica de su día no estaba preparada para la puesta en práctica eficaz de su recomendación de que se ponga el mayor cuidado en la preparación de la vacuna (John Pitcairn, The Fallacy Of Vaccination, 1911, citando de Joseph McFarland, Tetanus And Vaccination -- An Analytical Study Of Ninety-five Cases Of This Rare Complication, 1902).


En Inglaterra y Gales encontramos que, entre 1881 y 1907, se registraron 1.108 muertes debidas a la vacunación, con un promedio de una muerte cada semana durante los primeros dieciséis años (The Registrar-General's Report of Births. Deaths and Marriages in England and Wales, vols. XLIV-LXX). Recordemos, también, que las mismas personas que realizaban vacunaciones admitieron que todas estas 1.108 muertes habían sido debidas a la misma. Sobre esto, el profesor Alfred R. Wallace dijo que solo en Inglaterra y País de Gales el uso de la vacuna era la causa probable cada año de 10.000 muertes; muertes por cinco enfermedades del carácter más terrible y repugnante, introducidas por el virus contenido en las vacunas (Alfred Russell Wallace. LL.D., Forty-Five Years Of Registration Statistics, Proving Vaccination To Be Both Useless And Dangerous, segunda edición, Londres, 1889, p. 38).


Apenas empezaban a desarrollarse formas más seguras de vacunación a principios del siglo XX. No fue hasta 1931 que Woodruff y Goodpasture desarrollaron el huevo de gallina como medio de cultivo para muchos virus (Woodruff, A. y E. Goodpasture The susceptibility of the chorio-allantoic membrane of chick embryos to infection with the fowl-pox virus, 1931. Am. J. Path. 7: 209-222). No fue hasta principios de los años 50 que Salk desarrolló su vacuna más segura y más eficaz (Jane Smith, Patenting The Sun). No fue hasta 1954 que se hicieron pruebas a gran escala de las vacunas de Salk que probaban su eficacia. "

---------
EN CONCLUSION: 

Podrían citarse muchos más datos y opiniones de la época, pero lo aquí expuesto debería bastar para mostrar que los testigos de Jehová estaban plenamente justificados en los años 20 y 30 para tener una opinión negativa respecto a este asunto. No es coherente criticarlos solo a ellos por una postura compartida por muchas otras personas, incluso ministros religiosos de otras confesiones; nuestras publicaciones se hicieron eco de algo que era común en la época (incluso hoy en día hay múltiples voces que se alzan en contra de la vacunación).
Estos ataques suelen terminar con una melodramática 
alusión a los testigos de Jehová que supuestamente murieron por negarse a aceptar la vacunación (de nuevo tratando de establecer un paralelo con la cuestión de las transfusiones de sangre). Ya hemos mostrado que no existía una postura oficial ni se tomaban medidas al respecto. Ahora bien, ¿puede alguien dar el nombre de un solo testigo de Jehová que muriera por rechazar el uso de la vacuna? Incluso si alguien pudiera ofrecer una cifra, siquiera aproximada, todavía tendría que contrastarla con la de los que murieron precisamente debido al uso de la vacuna. Solo podemos imaginar cuántas personas en aquellos años se contagiaron de poliomielitis y otras enfermedades evitables y cuántos murieron realmente de tétanos, de rabia, de influenza, o de otras infecciones debido a aceptar vacunas. Por supuesto, no sería justo culpar de estas muertes al clero opuesto a los testigos de Jehová, pues por entonces muchos de ellos declaraban en realidad lo mismo que los Testigos. 

Es triste que nuestros detractores no publiquen estos hechos. ¿Hace falta preguntar por qué? Solo hay dos razones posibles: o son ignorantes, o engañan deliberadamente y quieren mantener a otros en ignorancia.
 --------------------
Otras referencias:
Dr.Creighton, "VACUNAS" en la 9a. edición, 1888, de la Enciclopedia Británica en inglés. (Vaccination’ in the ninth edition of the Encyclopedia Britannica, published in 1888)
http://www.whale.to/a/creighton4.html 

Diversas fuentes indican que las vacunas no fueron seguras hasta mediados del siglo 20.
 - Se usaban vacunas vivas y vivas atenuadas.
http://es.wikipedia.org/wiki/Vacunas#Tipos_de_vacunas

 
 - La Revista Cubana de Medicina indica:
 -
 - "Durante los primeros años de la preparación y uso de las vacunas, su elaboración y control fue un proceso totalmente artesanal. No existían métodos estandarizados para comprobar la pureza de las semillas bacterianas utilizadas, por ello, no siempre se hacían pruebas estrictas de esterilidad y con menos frecuencia se realizaban pruebas de potencia en animales. Esta falta de precaución causó accidentes, así por ejemplo en 1902 una de las vacunas contra la peste bubónica, preparada por el también ruso Waldemar Mondecar Wolff, se contaminó con Clostridium tetani provocando la muerte por tétanos a 19 personas en la población de Mulkwai en la India.
 -
 - Otro de los avances de la vacunación fue el descubrimiento de la vacuna en 1922 contra la tuberculosis (BCG) que debe su nombre a sus descubridores Albert Calmette y Camile Guerin. Con este tipo de vacuna, ocurrió una de las mayores catástrofes en la historia de la seguridad vacunal pues en el año 1930, en la ciudad alemana de Lubeck se produjo la muerte de 75 lactantes después de ser vacunados con BCG, la cual contenía una cepa de Micobacterium tuberculosis...

...en 1937 Salk, produce la primera vacuna antigripal inactivada. Posteriormente, en 1954 descubre la vacuna antipoliomielítica inactivada, y en 1955 se produce con esta vacuna otro de los grandes accidentes que recoge la historia en los Laboratorios Catter en los Estados Unidos, pues no estaba lo suficientemente inactivada y provocó 169 casos de poliomielitis entre los inmunizados, 23 casos en contactos de los vacunados y 5 defunciones."
(Galindo MA. Antecedentes históricos de la vacunación. Conferencia a médicos residentes en epidemiología; 1998 mayo 27, La Habana. MINSAP,1998) (Galindo MA, Galindo B, Pérez A, Delgado G, Satín M. Sistema de vigilancia de eventos adversos consecutivos a la vacunación. La Habana. MINSAP, 1999:14-5)..."


http://bvs.sld.cu/revistas/mgi/vol16_4_00/mgi12400.htm

-
- Por eso, desde principios del siglo 20 hubo movimientos contra las vacunas apoyados por científicos y personas renombradas, entre ellos, Alfred Russell Wallace, George Bernard Shaw, y el profesor Charles Creighton, quien escribió un artículo contra la vacunación para la Enciclopaedia Británica.



http://es.wikipedia.org/wiki/George_Bernard_Shaw

http://en.wikipedia.org/wiki/Charles_Creighton Charles Creighton (inglés)
http://onlytruegod.org/jwstrs/MCB-vac.htm "Jehovah's Witnesses, Were vaccinations ever prohibited?"(testigos de Jehová, ¿Estuvieron las vacunas prohibidas?, en inglés)
 -
 - "La edad de oro de la vacunación comenzó en 1949 a partir del impulso del cultivo celular. Hugh y Maitland consiguieron desarrollar vacunas en cultivo estéril de riñón y suero de pollo.[..]se produjo un avance en el desarrollo de las vacunas inactivadas", aparentemente más seguras.

 Vacunas cultivadas en pollos: 

http://www.vacunas.org/es/info-publico/historia-de-las-vacunas/que-aporto-el-desarrollo-del-cultivo-celular

 -
 Así, cuando las vacunas llegaron a ser un procedimiento médico relativamente confiable, hacia 1952, La Atalaya proveyó información para que los testigos pudieran basar sus decisiones en información actualizada.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada