ANUNCIO acerca de COOKIES

NOTA: Este sitio emplea cookies de Google y otros para prestar sus servicios, personalizar anuncios y analizar el tráfico. Google y otros reciben información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies.

jueves, 8 de abril de 2010

PROFECIAS DE LA BIBLIA CUMPLIDAS

 El profeta Daniel predice la llegada del Mesías


EL PROFETA Daniel vivió más de quinientos años antes de que naciera Jesús. No obstante, Jehová le reveló información con la que sería posible determinar cuándo iba a ungir, o nombrar, a Jesús como el Mesías, o Cristo. A Daniel se le dijo: “Debes saber y tener la perspicacia de que desde la salida de la palabra de restaurar y reedificar a Jerusalén hasta Mesías el Caudillo, habrá siete semanas, también sesenta y dos semanas” (Daniel 9:25).


Veamos cómo podría saberse cuándo se presentaría el Mesías. Primero hay que determinar en qué momento comienza a contarse el tiempo que pasaría hasta su llegada. La profecía muestra que ese momento es “la salida de la palabra de restaurar y reedificar a Jerusalén”. ¿Cuándo tuvo lugar “la salida de la palabra”? Otro escritor de la Biblia, llamado Nehemías, relata que esa palabra, es decir, la orden de reconstruir las murallas de Jerusalén, salió “en el año veinte de Artajerjes el rey” (Nehemías 2:1, 5-8). Varios historiadores concuerdan en que el primer año completo del reinado de Artajerjes fue el año 474 antes de la era común (a.e.c.). Haciendo cálculos, vemos que el año veinte de su reinado fue el 455 a.e.c. Por lo tanto, la profecía mesiánica de Daniel comienza a cumplirse en ese mismo año: 455 a.e.c.


Daniel indica cuánto tiempo pasaría desde ese momento hasta que llegara “Mesías el Caudillo”. La profecía dice que serían “siete semanas, también sesenta y dos semanas”, lo que da un total de 69 semanas. ¿Cuánto duraría en la realidad este período? Tal como indican varias versiones de la Biblia, no serían semanas normales, de siete días, sino semanas de años. En otras palabras, cada semana corresponde a siete años. Los judíos de la antigüedad conocían bien esta idea de las semanas de años, o grupos de siete años. Por ejemplo, celebraban un año sabático cada siete años (Éxodo 23:10, 11). Así pues, las 69 semanas de la profecía equivalen a 69 grupos de 7 años, o sea, a un total de 483 años.


Ahora ya solo es cuestión de hacer cuentas. Si contamos 483 años a partir del 455 a.e.c., llegamos al año 29 de la era común (e.c.), precisamente el año en que se bautizó Jesús y se convirtió en el Mesías (Lucas 3:1, 2, 21, 22).* ¿Verdad que esta profecía de la Biblia se cumplió a la perfección?


*  Del año 455 a.e.c. al 1 a.e.c. van 454 años. Luego, del 1 a.e.c. al 1 e.c. va un solo año (pues no hay año cero). Y del 1 e.c. al 29 e.c. van 28 años. Si sumamos estas tres cantidades, obtenemos un total de 483 años. Jesús fue “cortado” de la vida, o ejecutado, en el año 33 e.c., durante la semana de años número 70 (Daniel 9:24, 26). Si desea más información, consulte el cap. 11 del libro Prestemos atención a las profecías de Daniel, y la obra Perspicacia para comprender las Escrituras, vol. 2, págs. 1014-1017. Ambas publicaciones están editadas por los testigos de Jehová.


http://www.jw.org/es/publicaciones/libros/Ense%C3%B1a/El-profeta-Daniel-predice-la-llegada-del-Mes%C3%ADas/


------

Cumplimiento de profecías

Pensemos en un meteorólogo que lleva años pronosticando el tiempo con acierto. Si anunciara lluvia, ¿no sería prudente salir de casa con un paraguas?

EN LA Biblia abundan las predicciones, o profecías.** Y como bien documenta la historia, siempre han resultado certeras.

Señas distintivas. Las profecías bíblicas suelen ser concretas y se cumplen hasta el más mínimo detalle. Normalmente tratan asuntos de gran relevancia y predicen justo lo contrario de lo que los contemporáneos del escritor esperarían.

2) La Biblia predijo con exactitud que un rey llamado Ciro conquistaría la poderosa Babilonia
Rey Ciro y la invasión de la ciudad de Babilonia

Un caso destacado. A la antigua Babilonia, construida estratégicamente a orillas del río Éufrates, se la ha llamado “el centro cultural, político y religioso del antiguo Oriente”. Pues bien, cerca del año 732 antes de la era común (a.e.c.), Isaías puso por escrito una profecía nefasta: que Babilonia caería. El profeta dio datos precisos, a saber, que el nombre del conquistador sería Ciro, que las aguas protectoras del Éufrates se secarían y que las puertas de la ciudad no estarían cerradas (Isaías 44:27–45:3). Unos doscientos años después, el 5 de octubre del 539, la profecía se cumplió con exactitud. El historiador griego Herodoto (siglo V a.e.c.) confirmó que la caída de Babilonia aconteció tal como se había pronosticado.##

3) Una predicción audaz. Isaías lanzó otra predicción aún más sorprendente sobre Babilonia: “Nunca será habitada” (Isaías 13:19, 20).

Anunciar la desolación permanente de una ciudad próspera y estratégica como esta sin duda era una predicción audaz, pues lo lógico sería que se la reconstruyera si algún día llegaba a ser destruida. Aunque Babilonia no fue devastada inmediatamente después de su conquista, las palabras de Isaías acabaron realizándose. El lugar donde se alzaba Babilonia “es una zona desolada, calurosa, desértica y polvorienta”, informa la revista Smithsonian.

Resulta impresionante observar el alcance de la profecía de Isaías. Su predicción equivaldría a profetizar con exactitud y con doscientos años de antelación de qué manera una ciudad moderna —como Buenos Aires, Nueva York o Londres— sería arrasada, y luego declarar enfáticamente que nunca volvería a ser habitada. Por supuesto, lo que más impresiona es que las palabras de Isaías se cumplieron.%%

En esta serie de artículos hemos repasado algunas de las pruebas que han convencido a millones de personas de que la Biblia es digna de crédito y una guía segura para orientar su vida. ¿Por qué no aprende más de ella y así decide usted mismo si merece su confianza?

**  Los pronósticos del tiempo se basan en probabilidades, mientras que las profecías bíblicas son inspiradas por Dios, quien puede maniobrar los asuntos, si lo desea, para que se cumplan.

##  Hay más datos sobre el cumplimiento de la profecía de Isaías en las págs. 27-29 del folleto Un libro para todo el mundo, editado por los testigos de Jehová.

http://wol.jw.org/es/wol/d/r4/lp-s/102007407
---

MAS DE 300 PROFECIAS CUMPLIDAS AL VENIR JESUS.

JEHOVÁ DIOS reveló a los profetas de la Biblia mucha información acerca del Mesías, el Libertador prometido. Es fácil identificarlo, ya que anunciaron cómo sería su nacimiento, ministerio y muerte. De forma asombrosa, todas estas predicciones se cumplieron hasta el mínimo detalle en Jesucristo. Comprobaremos que son muy exactas viendo algunas que hablan de su nacimiento y su niñez.

El profeta Isaías predijo que el Mesías sería de la familia de David (Isaías 9:7). Y así fue: Jesús era descendiente de este rey (Mateo 1:1, 6-17).

Miqueas, otro profeta de Dios, dijo que nacería en “Belén Efrata” y llegaría a ser gobernante (Miqueas 5:2). Pues bien, cuando Jesús vino al mundo, había en Israel dos ciudades llamadas Belén. Una estaba en el norte del país, cerca de Nazaret, y la otra, en Judá, cerca de Jerusalén. La que quedaba cerca de Jerusalén se había llamado anteriormente Efrata. Y fue justo en esa localidad donde nació Jesús, cumpliendo así la profecía (Mateo 2:1).

Otra profecía de la Biblia anunció que Dios llamaría a su Hijo para que saliera “de Egipto”. Y así ocurrió, pues el niño Jesús fue llevado a Egipto, y más tarde, cuando murió el rey Herodes, regresó a su país. De este modo se cumplió la citada profecía (Oseas 11:1; Mateo 2:15).

En la tabla Profecías acerca del Mesías verá la columna “Profecía”, la cual indica pasajes bíblicos que anunciaron diversos detalles acerca del Mesías. Le animamos a comparar esos textos con los que aparecen en la columna “Cumplimiento”. De este modo se convencerá aún más de que la Palabra de Dios es la verdad.

Cuando examine estos pasajes, no olvide que las profecías se escribieron siglos antes de que naciera Jesús. El propio Jesús dijo: “Todas las cosas escritas en la ley de Moisés y en los Profetas y en los Salmos acerca de mí tenían que cumplirse” (Lucas 24:44). Como podrá comprobar en su propia Biblia, ciertamente se cumplieron, y con todo detalle.
PROFECÍAS ACERCA DEL MESÍAS:
HECHO --------------------PROFECÍA ---CUMPLIMIENTO
Es de la tribu de Judá-Génesis 49:10-Lucas 3:23-33
Nace de una virgen Isaías 7:14- Mateo 1:18-25
Desciende del rey David Isaías 9:7- Mateo 1:1, 6-17
Jehová lo declara Hijo suyo Salmo 2:7- Mateo 3:17
No creen en él Isaías 53:1- Juan 12:37, 38
Entra en Jerusalén montando un asno-Zacarías 9:9- Mateo 21:1-9
Lo traiciona un compañero muy cercano Salmo 41:9-Juan 13:18, 21-30
Lo traicionan por 30 piezas de plata Zacarías 11:12- Mateo 26:14-16
Calla ante sus acusadores Isaías 53:7- Mateo 27:11-14
Sortean su ropa Salmo 22:18-Mateo 27:35
Sufre burlas mientras está en el madero Salmo 22:7, 8-Mateo 27:39-43
No le quiebran ni un hueso Salmo 34:20-Juan 19:33, 36
Lo entierran con los ricos Isaías 53:9-Mateo 27:57-60
Resucita antes de corromperse Salmo 16:10- Hechos 2:24, 27
Dios lo eleva a su diestra Salmo 110:1-Hechos 7:56

http://www.jw.org/es/publicaciones/libros/Ense%C3%B1a/Jesucristo-el-Mes%C3%ADas-prometido/


Tomado de:

¿Qué enseña realmente la Biblia?

(Apéndice)



Copyright © 2009 Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania. Derechos Reservados.

FUENTES:
La Biblia
La Historia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada