jueves, 18 de marzo de 2010

SAUL Y LA BRUJA DE EN-DOR

Adaptado desde sitio oficial de enseñanza bíblica gratuita:

http://www.jw.org/es/publicaciones/libros/Ense%C3%B1a/D%C3%B3nde-est%C3%A1n-los-muertos/ 

¿Dónde están los muertos?

¿Qué nos sucede al morir?

¿Por qué morimos?

¿Nos serviría de consuelo aprender la verdad sobre la muerte?


LO QUE LA BIBLIA ENSEÑA
---Los muertos no ven ni oyen ni piensan (Eclesiastés 9:5).
---Los muertos están descansando; no sufren ni sienten dolor (Juan 11:11).
---Morimos porque hemos heredado de Adán el pecado (Romanos 5:12).
 

ESTAS preguntas, que la gente se ha hecho por miles de años, son fundamentales. Y las respuestas nos interesan a todos, sin importar quiénes seamos ni dónde vivamos.




En la Biblia se enseña que la redención, el rescate —el sacrificio de Jesucristo— abrió el camino para que podamos vivir eternamente. También vimos que la Biblia promete que “la muerte no será más” (Revelación [Apocalipsis] 21:4). Pero mientras llega ese día, todos morimos. Como dijo el sabio rey Salomón, “los vivos tienen conciencia de que morirán” (Eclesiastés 9:5). Intentamos vivir lo máximo posible, pero seguimos preguntándonos qué nos sucederá al morir.




Cuando nos toca llorar la pérdida de seres amados, quizá pensemos: “¿Qué ha pasado con ellos? ¿Están sufriendo? ¿Nos cuidan de algún modo? ¿Podemos ayudarlos? ¿Los volveremos a ver?”. Las religiones del mundo ofrecen distintas respuestas. Algunas enseñan que los buenos van al cielo, y los malos a un lugar de tormento. Otras dicen que pasamos al reino de los espíritus para estar con nuestros antepasados. Y hay religiones que afirman que entramos en el mundo de los muertos para ser juzgados y después nos reencarnamos, es decir, volvemos a nacer en otro cuerpo.


Esas creencias comparten una idea básica: que una parte de nosotros sigue viviendo cuando el cuerpo muere. Casi todas las religiones, tanto del pasado como del presente, afirman que, de una u otra forma, continuamos viviendo para siempre y conservamos la capacidad de ver, oír y pensar. Pero ¿cómo puede ser eso posible? Los sentidos, lo mismo que el pensamiento, dependen del cerebro, el cual deja de funcionar cuando fallecemos. Nuestros recuerdos, sentimientos y sensaciones no se mantienen vivos por sí solos de algún modo misterioso. Es imposible que lo hagan, pues dejan de existir cuando el cerebro se destruye.
¿QUÉ SUCEDE REALMENTE AL MORIR?




¿Adónde se fue la llama?


Lo que sucede cuando fallecemos no es ningún misterio para Jehová, el Creador del cerebro. Él conoce la verdad, y en su Palabra, la Biblia, explica en qué estado se encuentran los difuntos. Allí se enseña con toda claridad este hecho: cuando una persona muere, deja de existir. La muerte es lo contrario de la vida, de modo que los muertos no ven ni oyen ni piensan. Ni una sola parte de nosotros sigue viviendo cuando muere el cuerpo. En efecto, no poseemos un alma o espíritu inmortal.*


Después de afirmar que los vivos saben que morirán, Salomón escribió que “los muertos [...] no tienen conciencia de nada en absoluto”. Entonces amplió esa verdad fundamental al decir que no pueden amar ni odiar y que “no hay trabajo ni formación de proyectos ni conocimiento ni sabiduría en el [sepulcro]” (Eclesiastés 9:5, 6, 10). De igual modo, Salmo 146:4 dice que cuando alguien muere, “perecen sus pensamientos”; en efecto, se acaban por completo. Lo cierto es que somos mortales y no seguimos viviendo después de la muerte del cuerpo. Nuestra vida es como la llama de una vela. Cuando se apaga, no va a ningún sitio, sino que sencillamente deja de existir.


De allí en más, toda esperanza de vida reside en la resurrección, un milagro futuro de parte de Dios..


(Para un análisis del tema: "Verdadera esperanza para los seres queridos que han muerto "  y preguntas como:


--¿Por qué podemos estar seguros de que habrá una resurrección?


--¿Cuánto interés tiene Jehová en resucitar a los muertos?


--¿Quiénes resucitarán?


dirigirse a:


http://www.jw.org/es/publicaciones/libros/Ense%C3%B1a/verdadera-esperanza-para-los-seres-queridos-que-han-muerto/


De vez en cuando se menciona la experiencia de Saúl con relación a este tema.


Como hemos visto, no es posible hablar con los muertos segun la Biblia.

Si leemos en Eclesiastes 9:5 y 9:10 , notamos que no estan conscientes de nada en lo absoluto


En su segunda carta a los cristianos de Corinto, capítulo 11, verso 14, el apóstol Pablo nos dice que  "Satanas mismo sigue transformandose en ángel de luz."

Los demonios eran angeles. Se han rebelado contra Dios y disfrutan en engañar a la humanidad de muchas maneras.


Una es fingir que los muertos estan "vivos".




Algunos que hoy son cristianos verdaderos estuvieron engañados en esas prácticas y hoy estan librados de ellas.


---¿Qué dice la Biblia, respecto a la condición de los muertos? Muestra que los "muertos vivientes" no existen. O se está vivo o se está muerto, pero nunca ambas cosas al mismo tiempo. La Palabra de Dios enseña que los difuntos ni oyen ni ven ni hablan ni piensan. No están en condiciones de vigilar a los vivos. La Biblia dice: "Los muertos [...] no tienen conciencia de nada en absoluto, [...] su amor y su odio y sus celos ya han perecido [...;] no hay trabajo ni formación de proyectos ni conocimiento ni sabiduría en el Seol [la sepultura], el lugar adonde vas". (Eclesiastés 9:5, 6, 10.) "[El hombre] vuelve a su suelo; en ese día de veras perecen sus pensamientos." (Salmo 146:4.)


La vuelta al polvo


Si esta idea le parece difícil de aceptar, piense en lo que le sucedió al primer hombre, Adán. Jehová lo formó "del polvo del suelo". (Génesis 2:7.) Cuando Adán desobedeció el mandato de Jehová, se le sentenció a muerte. Dios le dijo: "[Volverás] al suelo, porque de él fuiste tomado. Porque polvo eres y a polvo volverás". (Génesis 3:19.)


Antes de que Jehová lo creara del polvo, Adán no existía. De modo que cuando 'volvió al suelo', retornó a un estado inerte, como el del polvo. No pasó al mundo de los espíritus ancestrales. No fue ni al cielo ni al infierno. Cuando murió, dejó de existir.


¿Les sucede lo mismo a otros seres humanos al morir? En efecto. La Biblia afirma: "Todos [tanto hombres como animales] van a un solo lugar. Del polvo han llegado a ser todos, y todos vuelven al polvo". (Eclesiastés 3:20.) Es cierto que la Biblia promete que Dios resucitará a los muertos en una Tierra paradisíaca, pero todavía no ha llegado el momento. (Juan 5:28, 29; Hechos 24:15.) Mientras tanto, no debemos temer a los muertos ni hacerles sacrificios, pues no pueden ni ayudarnos ni perjudicarnos.


Satanás y sus demonios quieren engañar a la gente respecto a la condición de los antecesores muertos, así que fomentan la mentira de que se sigue viviendo después de la muerte. Uno de los métodos que utilizan para ello es el de promover historias falsas. (1 Timoteo 4:1.) También se valen de visiones, sueños y médium espiritistas para hacer creer a las personas que se han comunicado con los muertos. Pero, en realidad, estas no se ponen en contacto con los difuntos, sino con demonios que se hacen pasar por ellos. De ahí que Jehová condene tajantemente a quienes consultan a los muertos, ya sea directamente, o indirectamente a través de diversos medios, como la adivinación.


La Ley de Dios nos dice en Deuteronomio 18:10-12
"10 No debería hallarse en ti nadie que haga pasar por el fuego a su hijo o a su hija, nadie que emplee adivinación, practicante de magia ni nadie que busque agüeros ni hechicero, 11 ni uno que ate a otros con maleficio ni nadie que consulte a un médium espiritista o a un pronosticador profesional de sucesos ni nadie que pregunte a los muertos. 12 Porque todo el que hace estas cosas es algo detestable a Jehová, y a causa de estas cosas detestables Jehová tu Dios va a expulsarlas de delante de ti. 13 Debes resultar exento de falta con Jehová tu Dios"


Un incidente puntual en que el apostata Rey Saul visita una medium espiritista, para pretender comunicarse con Samuel, que habia muerto, se entiende que tambien fue un engaño.
Y no mejoro la vida de Saul despues de eso.

---A Saúl le aplicaba el principio que expresó el apóstol Pablo: "Así como no aprobaron el tener a Dios en conocimiento exacto, Dios los entregó a un estado mental desaprobado, para que hicieran las cosas que no son apropiadas [...]. Aunque estos conocen muy bien el justo decreto de Dios, que los que practican tales cosas son merecedores de muerte, no solo siguen haciéndolas, sino que también consienten a los que las practican". (Ro 1:28-32.)

La obra Commentary on the Old Testament (de C. F. Keil y F. Delitzsch, 1973, vol. 2, "First Samuel", pág. 265) remite a 1 Crónicas 10:13 en la Versión de los Setenta, que añade las palabras "y Samuel el profeta le respondió". (Bagster [en inglés].) El Commentary apoya lo que dan a entender estas palabras no inspiradas de la Versión de los Setenta, pero añade:

 "Sin embargo, los padres, los reformadores y los teólogos cristianos primitivos, con muy pocas excepciones, entendieron que la aparición de Samuel fue tan solo imaginaria, no real. Según la explicación de Efrén de Siria, una aparente imagen de Samuel se presentó ante la vista de Saúl por medio de artes demoniacas. Lutero y Calvino adoptaron el mismo punto de vista y los teólogos protestantes primitivos concordaron con ellos al considerar la aparición como nada más que un espectro diabólico, un fantasma, o espectro con la forma de Samuel, y lo que dijo, como una revelación diabólica permitida por Dios, en la que la verdad estaba mezclada con la falsedad".

En una nota al pie de la página ("First Samuel", págs. 265, 266), esta obra comenta:

"Así Lutero dice [...] 'La evocación de Samuel por una pitonisa o bruja, en 1 Sam. XXVIII. 11, 12, no podía ser más que un espectro del diablo; no solo porque las Escrituras dicen que lo efectuó una mujer que estaba llena de demonios (pues, ¿quién podría creer que las almas de los creyentes, que están en las manos de Dios, [...] estaban bajo el poder del diablo y de simples hombres?), sino porque, además, el que Saúl y la mujer inquirieran de los muertos contravenía directamente el mandato de Dios. El Espíritu Santo no puede actuar contra el mandato de Dios ni puede ayudar a los que lo hacen'...

Calvino también considera la aparición como un simple espectro:

'Es cierto -dice- que no era realmente Samuel, pues Dios nunca habría permitido que Sus profetas estuvieran sujetos a estos conjuros diabólicos. Pues aquí está una pitonisa haciendo salir a los muertos del sepulcro. ¿Puede alguien imaginar que Dios deseara que se expusiera a Su profeta a tal ignominia, como si el diablo tuviera poder sobre los cuerpos y las almas de los santos que están a Su cuidado? Se dice que las almas de los santos descansan [...] en Dios, esperando su feliz resurrección. Además, ¿debemos pensar que Samuel se llevó consigo la capa al sepulcro? Por todas estas razones, parece claro que la aparición no era más que un espectro, y que engañó tanto los sentidos de la mujer, que pensó que estaba viendo al mismo Samuel, aunque no lo fuera'.

Los primeros teólogos ortodoxos también cuestionaron la realidad de la aparición de Samuel por las mismas razones".



Leamos parte de ese relato en la Biblia:
: “Jehová también dará a Israel juntamente contigo en la mano de los filisteos, y mañana tú y tus hijos estarán conmigo.”—1 Sam. 28:4-19.



El espíritu que habló con Saúl (haciéndose pasar por Samuel) se equivocó en la profecía que le dió, ya que le dijo: "Mañana tú y tus hijos estarán conmigo".
 
¿Se realizó esta predicción? Sí, pero solo en parte. Los israelitas fueron dados en la mano de los filisteos y sufrieron una terrible derrota. Saúl y tres de sus hijos murieron en la batalla. Sin embargo, contrario a la predicción, Is-bóset el hijo de Saúl no murió aquel día.
Resulta que Saúl murió y sus hijos... Pero no todos, de modo que el espíritu que habló con Saúl se equivocó en este detalle.


Además, suponiendo que el relato hiciera ver que Samuel estaba consciente (es decir, estaba vivo en el más allá), NO ESTABA EN EL CIELO, puesto que el relato dice que Saúl dijo "haz SUBIR a Samuel", de modo que estaba en la región de abajo (lo que los de la cristiandad llaman: Infierno). Eso parece corroborarlo el propio Samuel cuando le dijo que él estaría con ellos, siendo que Saúl fue un infiel. Por lo tanto, parece ilógico que fuese en verdad Samuel.


Las palabras de la mujer espiritista no le fueron de consuelo al Rey Saúl. Pero lo peor fué desobedecer a Jehová, un grave error desde el principio.

"Conocereis la verdad y la verdad os libertará" dijo Jesús. en Juan 8:32---


FUENTES:
La Biblia.

Información citada de sitio oficial de enseñanza bíblica gratuita:


Tema: ¿Dónde están los muertos?



http://www.jw.org/es/publicaciones/libros/Ense%C3%B1a/D%C3%B3nde-est%C3%A1n-los-muertos/  


Copyright © 2009 Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania. All rights reserved. Derechos reservados.

Referencias adicionales:

Diccionario Biblico en linea.
http://wol.jw.org/es/wol/d/r4/lp-s/1200004212

 Keil and Delitzsch Commentary on the Old Testament http://www.olivetree.com/store/product.php?productid=16739

---
Efrén de Siria:
http://es.wikipedia.org/wiki/Efr%C3%A9n_de_Siria


YAHOO VERSION LARGA
http://espanol.answers.yahoo.com/question/index?qid=20100603150632AA6bKcU


YAHOO VERSION CORTA
http://espanol.answers.yahoo.com/question/index?qid=20110129070641AAHT7HI

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada