ANUNCIO acerca de COOKIES

NOTA: Este sitio emplea cookies de Google y otros para prestar sus servicios, personalizar anuncios y analizar el tráfico. Google y otros reciben información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies.

martes, 23 de febrero de 2010

TRASPLANTES, ¿PROHIBIDOS? ¿QUE OPINION SE HA DADO ACERCA DE ELLOS?

Los testigos no "prohiben" nada.

Es FALSO DECIR QUE "PROHIBIERON" LOS TRASPLANTES.

Claro está, la gran mayoría de los tratamientos médicos no son objetables desde el punto de vista bíblico, así que cada Testigo debe tomar su propia decisión. Puede que uno opte por un tratamiento o medicamento que otro tal vez rechazaría (Gálatas 6:⁠5).

A los sumo, se informó y razonó sobre un tratamiento médico raro y experimental. Cada creyente es responsable moralmente ante Dios por las decisiones que tome o no tome en materia de salud.



http://www.jw.org/es/testigos-de-jehov%C3%A1/preguntas-frecuentes/testigos-de-jehov%C3%A1-atenci%C3%B3n-m%C3%A9dica/

http://actividad-teocratica.blogspot.com/2010/02/transplantes-prohibidos-que-opinion-se.html


CITADO EN YAHOO
http://es.answers.yahoo.com/question/index?qid=20110615090409AAwPT7Z

¿CUÁL FUE LA VERDADERA POSTURA DE LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ SOBRE LOS TRASPLANTES?


En su incansable esfuerzo por desacreditar a los testigos de Jehová y por transmitir una mala imagen de ellos, algunos enemigos religiosos utilizan una acusación relacionada con la postura de los testigos de Jehová respecto a los trasplantes entre 1967 y 1980.



¿Cuál es esta acusación y cuál es la realidad?



Veamos antes un resumen cronológico del desarrollo de la técnica de los trasplantes, sus implicaciones éticas y la postura de los testigos de Jehová, todo al mismo tiempo, para tener una visión global del asunto en su verdadero contexto.

---

Trasplantes (1)



NO SE DEBEN TORCER LOS HECHOS SOBRE LOS TRASPLANTES.



La bioética y los trasplantes de órganos surgen de forma casi simultánea y la historia de ambas, todavía breve, discurre de forma casi paralela (según el Dr. Diego Gracia Guillén, de la Universidad Complutense de Madrid), ver  http://www.trasplante.cl/utilidades/etica-y-religion/18-aspectos-eticos-en-la-donacion-y-trasplantes-de-organos-y-tejidos.html   (consultado en setiembre 2011)


Así, podemos decir que la historia de los trasplantes de órganos, sin contar algunos pequeños ensayos y avances previos, comienza en la década de los 50 del siglo 20. De hecho, el principal problema que debate la bioética en aquella década es el de la mutilación que exige la donación por parte de un sujeto vivo.



En la década de los 50, las publicaciones de los testigos de Jehová ni siquiera hicieron mención de una técnica que estaba aún en sus primeros pasos y era poco más que anecdótica. Fue en 1961 cuando se hizo una breve mención del tema, en el número del 1 de agosto de la revista La Atalaya (1 de diciembre en la edición en español), en la sección de preguntas de los lectores:



“¿Dice la Biblia algo en contra de donar uno sus ojos (después de morir) para que se los trasplanten a una persona viva?



No parece que esté envuelto en ello ningún principio ni ley bíblica. Por lo tanto es un asunto en que cada individuo tendrá que hacer su propia decisión.”



Como vemos, no presenta objeción a los trasplantes de tejido, aunque no entra en la polémica en boga sobre la mutilación de donantes vivos para trasplantes de órganos.



La técnica de los trasplantes todavía estaba en fase experimental en la década de los 60, de modo que, a medida que se fue resolviendo el problema ético de la mutilación, el gran tema de debate de esta década fue el de la utilización de los trasplantes en seres vivos con fines experimentales. De hecho, el catedrático de anestesiología de la Facultad Médica de Harvard, Henry Beecher, publicó el 16 de junio de 1966 su famoso artículo denunciando una extensa serie de experimentos médicos éticamente cuestionables (Henry K. Beecher, “Ethics and Clinical Research”. New England Journal of Medicine 1966; 274: 1354-60). Poco después, en 1967 apareció un libro en la misma línea que no tardaría en hacerse famoso: Human Guinea Pigs (Conejillos de indias humanos), del médico británico M.H. Pappworth.



Por entonces, La Atalaya del 15 de noviembre de 1967 (15 de abril de 1968 en su edición en español) abordó también el tema de las donaciones de órganos en su artículo de preguntas de los lectores: “¿Hay alguna objeción bíblica a donar el cuerpo de uno para que se use en investigación médica o aceptar órganos para trasplante de tal fuente?” En dicho artículo, además de abordar la cuestión de la mutilación, se dice:



“Los que se someten a tales operaciones están viviendo así de la carne de otro humano. Esto es caníbal. Sin embargo, al permitirle Jehová Dios al hombre que comiera carne de animales no le concedió permiso para que el hombre tratara de perpetuar su vida por medio de introducir en canibalismo en sus cuerpos carne humana, ya fuera masticada o en forma de órganos enteros o partes del cuerpo de otras personas.”



De modo que la posición de la revista en esta fecha es claramente contraria a los trasplantes. Sin duda, en esta postura influyó el artículo sobre:

“Canibalismo médico” de la Encyclopœdia of Religion and Ethics (Enciclopedia de religión y ética), de James Hastings (véase el tomo 3, página 199).



Poco después, en diciembre de 1967, el Dr. Barnard realiza en Sudáfrica el primer trasplante de corazón con éxito (el paciente vivió 18 días, lo cual se consideraba un éxito para una terapia experimental de alto riesgo como eran entonces los trasplantes). Aquello hizo que arreciara aún más la controversia, que se convirtió en una acalorada polémica en los medios de comunicación, con críticas de gran dureza y agresividad.



Mientras la cuestión ética de la experimentación se acercaba a su solución, surgió un nuevo tema de debate sobre los trasplantes que caracterizaría casi toda la década de los 70; tras un informe de la Universidad de Harvard sobre el coma irreversible, grupos ajenos a la medicina empezaron a expresar su preocupación por que los médicos definiesen unilateralmente el momento de la muerte, y por tanto el momento en que podían extirparse órganos para experimentar con trasplantes (Rothman, D. Strangers at the Bedside New York, 1991, Basic Books).



Aparecían artículos en la prensa general preguntándose cuál es el momento de la muerte (véase, por ejemplo: Stevens, L. “When is death?” Reader’s Digest, mayo de 1969, págs. 225-232).



Grupos religiosos y filosóficos querían hacer oír su voz, y los hospitales empezaron a realizar reuniones entre clérigos y médicos sobre el tema de la muerte cerebral...."

http://tj-defendidos.blogspot.com/2013/01/cual-fue-la-verdadera-postura-de-los.html

-------





Trasplantes 2 (cont...)



"Durante aquellos años (entre 1968 y 1975) hubo algunas menciones ocasionales y breves de los trasplantes de órganos en las revistas de los testigos de Jehová, todas ellas expresando una posición negativa, y generalmente citando de obras y autores ajenos a los testigos de Jehová (la última mención, en el número del 1 de septiembre de 1975 apareció en español en el número del 15 de mayo de 1976).



La fase experimental de los trasplantes dura hasta 1975; desde entonces, a medida que se solventaban los problemas éticos y sobre todo los problemas técnicos, los trasplantes entraron en una fase de consolidación que duraría hasta 1983.



Durante los primeros años de esta fase, no hay ninguna alusión a la técnica de los trasplantes en las publicaciones de los testigos de Jehová. Hasta que en el número del 15 de marzo de 1980 de La Atalaya (15 de septiembre en su edición en español) se publicó otro artículo en la sección de preguntas de los lectores, que decía:



“¿Debería tomar acción la congregación si un cristiano bautizado aceptara el trasplante de un órgano humano, como el de una córnea o un riñón?



Con relación al trasplante de tejido o hueso humano de una persona a otra, éste es un asunto en el que cada testigo de Jehová debe tomar una decisión de conciencia.”



La novedad de este artículo es que se expresan puntos de vista a favor y en contra de los trasplantes de órganos y se especifica que cada uno debe tomar su decisión personal. Esa sigue siendo la postura de los testigos de Jehová hasta el día de hoy.



El valor inmunosupresor de una sustancia llamada ciclosporina se había descubierto en 1976, y entonces comenzaron una serie de experimentos para tratar de vencer el principal problema técnico de los trasplantes, el rechazo.



En 1979 Calne y sus colegas en Cambridge informan sobre el uso de la ciclosporina. Su informe fue publicado en el número de Noviembre de 1978 de la revista médica LANCET.



Los experimentos fueron muy satisfactorios y finalmente se terminó aprobando oficialmente su uso médico en 1983. También a finales de los 70 y principios de los 80 se llega a una solución satisfactoria sobre el problema ético del momento exacto de la muerte. No es casual que las leyes reguladoras sobre los trasplantes empezaran a aparecer en torno al año 1980 (por ejemplo, la ley española sobre extracción y trasplante de órganos es de 1979, y la estadounidense de 1984). Así, desde principios de los años 80, y especialmente desde 1983, los trasplantes de órganos dejaron de ser una técnica experimental para pasar a ser una terapia médica. De hecho, desde aquel año y hasta los años 90, muchas iglesias de la cristiandad y otras religiones empezaron a emitir resoluciones oficiales a favor de los trasplantes de órganos.



Hoy es un procedimiento médico aceptado y de uso corriente.



Años después, enemigos de los testigos de Jehová decidieron utilizar, entre sus muchas acusaciones para tratar de predisponer a la opinión pública y a sus feligreses, algunas acusaciones relativas a los trasplantes.


----

PARTE 3 


¿Hay casos reales de Testigos expulsados o muertos por esta cuestión?


Pese al riesgo que suponían en aquellos años los trasplantes de órganos, pese a ser una terapia experimental que se realizaba en contadas ocasiones y pese a que los testigos de Jehová por entonces apenas contaban con un millón de miembros en todo el mundo, algunos detractores no dudan en sus campañas de desinformación en afirmar que muchos testigos de Jehová murieron prematuramente o fueron expulsados por esta postura contraria a los trasplantes.


Si esto fuese cierto, sería fácil presentar evidencias, pues hablamos de años relativamente recientes, y sin duda muchos ex testigos resentidos estarían encantados de presentar sus testimonios. Pero, ¿es realmente el caso?

En una palabra: no. Los detractores no pueden presentar prácticamente ningún caso, y los pocos que presentan, al analizarse resultan ser situaciones muy diferentes a lo que se pretende hacer ver.

En primer lugar, se dice que un anciano de Estados Unidos desarrolló una dolencia renal, por lo que empezó un tratamiento de diálisis, mientras que, debido a la postura negativa expresada en La Atalaya, rechazó la idea de hacerse un trasplante. Tras varios años de diálisis, murió en 1978. El relato lo cuenta su hija, ex testigo de Jehová y actualmente opositora activa de su anterior religión [de hecho, hemos omitido el nombre del testigo de Jehová implicado debido a las amenazas de su hija]. Al respecto, debemos tener en cuenta el verdadero contexto histórico de la situación: por un lado, el trasplante renal era todavía una terapia de alto riesgo (más de una tercera parte de los pacientes morían antes de un año, según las estadísticas), mientras que se reconoce que el paciente sobrevivió algunos años gracias a la diálisis. Por otro lado, como se ha mostrado también, no existía una pena de expulsión que influyese para tomar una decisión al respecto, sino que la decisión la tomó libremente el propio paciente.

También se dice que una testigo de Jehová llamada Delores Busselmann murió en 1971 tras rechazar un trasplante. El relato, presentado por su marido, quien hoy es también un activo opositor de los testigos de Jehová, no presenta el asunto en su verdadera perspectiva. Delores Bussellmann padecía leucemia, y se le recomendó un trasplante de médula ósea. Hay al menos dos aspectos muy importantes que tener en cuenta: el primero, que los trasplantes de médula ósea eran también una técnica experimental y arriesgada. En 1968 se había logrado realizar un trasplante de médula entre dos gemelos idénticos, pues la compatibilidad es mayor (véase http://web.archive.*org/web/20050427075323/http://www.marrow.*org/NMDP/history_stem_cell_transplants.html ), (remueva asteriscos)
; no fue hasta 1973 (dos años después del fallecimiento de la Sra. Busselmann) que se realizó en Estados Unidos el primer trasplante de médula ósea en que el donante y el receptor no eran gemelos. Y no fue hasta 1979 que se realizó el primer trasplante a una paciente enferma de leucemia (que murió dos años después). De modo que, teniendo en cuenta el grado de avance en que se encontraba la terapia de los trasplantes de médula ósea en 1971, es más que dudoso que ningún doctor ofreciese muchas garantías para lo que no hubiera sido más que un experimento médico.

Pero aún más importante es el hecho de que un tipo de trasplante tan peculiar como el de médula ósea exigía de forma prácticamente ineludible, abundantes transfusiones de sangre. De modo que al final, si damos crédito al relato, la cuestión tiene más que ver con la postura bíblica de respeto a la santidad de la sangre, que con el rechazo a los trasplantes.

Otro caso que se ha llegado a utilizar es el de un joven cuya experiencia se publicó en el número del 15 de mayo de 1970 de La Atalaya. En este caso ni siquiera se trata de alguien que falleciese, sino de alguien que relata su experiencia tras recuperarse. La cuestión a la que se enfrentó esta persona no fue la de los trasplantes, sino la de las transfusiones de sangre, aunque en cierto momento de su relato, los médicos le preguntan si estaría dispuesto a donar un riñón. Precisamente, su reacción es un buen ejemplo de lo diferente que era la postura de los testigos de Jehová respecto a las transfusiones de sangre y respecto a los trasplantes de órganos. Cuando se le ofrecen dos posibles intervenciones, una que incluía transfusiones y otra que no, el paciente elige la opción sin transfusiones. Pero cuando se le pregunta si daría su consentimiento para donar un riñón, esta fue su reacción:

"Le dije que él recibiría una respuesta franca y cabal a su pregunta después que yo considerara con mi familia lo que la Palabra de Dios decía sobre aquella cuestión”.

No fue hasta el día siguiente que le respondió de forma negativa. Esto ilustra claramente que la cuestión de los trasplantes no era comparable a la de las transfusiones de sangre. Los trasplantes no estaban prohibidos categóricamente, sino que los testigos de Jehová debían tomar su decisión personalmente (o consultando con su familia, como en el caso de este joven).

Conclusión


En resumen, aunque es cierto que las publicaciones de los testigos de Jehová expresaron una postura negativa respecto a los trasplantes, hemos visto que no hay evidencia de ningún Testigo que muriese directamente por rechazar un trasplante (y mucho menos de “muchos Testigos”); hemos visto que no fue una postura fanática ni suicida, pues en aquellos años los trasplantes no eran sino experimentos científicos de alto riesgo; hemos visto que por entonces era una cuestión polémica y que otros grupos religiosos e incluso médicos estaban en contra; hemos visto que no se tomaba ninguna medida disciplinaria contra los Testigos que aceptasen los trasplantes, sino que era una decisión personal.


En conclusión, la acusación lanzada por enemigos de los testigos de Jehová es una verdad, mezclada con varias mentiras y todo en un trasfondo engañoso, con una perspectiva histórica absolutamente distorsionada.

El paralelismo que se pretende crear entre aquella postura sobre los trasplantes y nuestra postura sobre las transfusiones es más que forzado.

En definitiva, la acusación tiene más de ficción que de realidad, pero una ficción que promueve la incomprensión y la intolerancia.
 

///









http://tj-defendidos.blogspot.com/2013/01/cual-fue-la-verdadera-postura-de-los.html


TESTIGOS SI ACEPTAN TRASPLANTES.

http://wol.jw.org/es/wol/d/r4/lp-s/102000001?q=trasplantes&p=par



---

ACUSACION TORCIDA RESPECTO A LAS VACUNAS

http://actividad-teocratica.blogspot.com/2010/05/vacunasprohibidas-entre-los-testigos-de.html



-----

Fuentes:



"Agreeing to an organ transplant or organ donation is a personal decision."

http://jw-media.org/aboutjw/article02.htm#organ

http://onlytruegod.org/jwstrs/MCB-transp.htm



---



(Basado en

http://www.tjdefendidos.org/historia/vacunas.htm consultado en 2009.
http://www.tjdefendidos.org/historia/trasplantes.htm consultado en 2009.


Enlaces ya no disponibles)



INFORMACION ADICIONAL SOBRE HISTORIA DE LOS TRASPLANTES:



"Organ transplantation", libro de David Petechuk nos dice en págs.15 y 16 que en los años 60 la mortalidad de los trasplantados era alta. La supervivencia del órgano a largo plazo era insatisfactoria. Aún en los trasplantes de riñón, que se exploraron más extensamente si hablamos de investigación y número de trasplantes realizados, el órgano injertado funcionaba sólo un 45% pasado un año (DA).

Aún en la primera década de trasplantes de riñón (1954-1964), se realizaron más de 600 trasplantes en EEUU entre personas vivas (no necesariamente familiares) ( se comenzaron a hacer entre familiares y entre gemelos.), logrando una supervivencia a los 2 años del 50%.

Por temas de inmunosupresión, los pacientes morían de infecciones “oportunistas”.

Muchos de los trasplantados desarrollaban cáncer. Otros efectos colaterales importantes incluían obesidad, piel frágil, necrosis de hueso y fracturas.

En 1979 Calne y sus colegas en Cambridge informan sobre el uso de la ciclosporina. Su informe fue publicado en el número de Noviembre de 1978 de la revista médica LANCET.

http://books.google.com/books?id=POQB4YIjAnoC&pg=PA11&dq=kidney+transplant+ruth+tucker&hl=es#v=onepage&q=kidney%20transplant%20ruth%20tucker&f=false

CITADO EN YAHOO
http://es.answers.yahoo.com/question/index?qid=20110615090409AAwPT7Z

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada