ANUNCIO acerca de COOKIES

NOTA: Este sitio emplea cookies de Google y otros para prestar sus servicios, personalizar anuncios y analizar el tráfico. Google y otros reciben información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies.

viernes, 26 de febrero de 2010

DE CASA EN CASA

Lucas 10:7, nos dice: "De modo(...)que no anden transfiriendose de casa en casa",


Hechos cap. 20:20 y 21 muestra que el mensaje de predicacion incluia arrepentimiento y fe.

Reina-Valera 1995 (RVR1995)

"20 y cómo nada que fuera útil he rehuido de anunciaros y enseñaros, públicamente y por las casas,

21 testificando a judíos y a gentiles acerca del arrepentimiento para con Dios y de la fe en nuestro Señor Jesucristo."

Reina-Valera 1995 (RVR1995)
Copyright © 1995 by United Bible Societies

Los creyentes, ¿necesitaban "arrepentimiento para con Dios" y "fe en nuestro Señor Jesucristo." o ya habían dado esos pasos?

Se entiende que el creyente ya ha manifestado "arrepentimiento para con Dios" y "fe en nuestro Señor Jesucristo."

Por tanto, se refiere a que Pablo predicaba a gente de fuera de la congregación yendo a visitarlos a sus casas.


¿POR QUE JESÚS DIJO EN LUCAS 10:4 "No lleven bolsa, ni alforja, ni sandalias, y no abracen a nadie en saludo por el camino" (Mateo 10:8 "No consigan oro, ni plata, ni cobre para las bolsas de sus cintos,")?

QUE SIGNIFICA "NO TRANSFERIRSE" (LUCAS 10:7)

No había necesidad de llevar mucho dinero, ya que no habia muchos albergues ni hoteles en el Israel antiguo. La nación estaba formada por familiares, parientes entre sí y había códigos, normas de hospitalidad que los occidentales en general desconocemos.

El "no transferirse de casa en casa", significaba no rechazar la hospitalidad de una casa mas humilde por ir a vivir temporalmente en una casa mas lujosa.

Biblia en Lenguaje Sencillo (BLS) nos aclara en Marcos 6:10

"10 Cuando entren en un pueblo, quédense en una sola casa hasta que salgan de ese pueblo."

Copyright © 2000 by United Bible Societies
------

Hechos 20:20-21 (La Biblia de las Américas)

20 "cómo no rehuí declarar a vosotros nada que fuera útil, y de enseñaros públicamente y de casa en casa,
21 testificando solemnemente, tanto a judíos como a griegos, del arrepentimiento para con Dios y de la fe en nuestro Señor Jesucristo."

La Biblia de las Américas (LBLA) copyright © 1986, 1995, 1997 by The Lockman Foundation

ERAN CASAS DE NO CREYENTES.  Sólo los no creyentes necesitaban saber "del arrepentimiento para con Dios y de la fe en nuestro Señor Jesucristo." Los creyentes ya lo habían aceptado.



Y aunque el ir a visitar a las personas en sus casas no estuviera en la Biblia, Jesús dijo "Prediquen desde la azoteas", también hablaron los cristianos en las plazas del mercado. Eso indica cualquier medio adecuado a las circunstancias.

No existía la imprenta, libros, teléfonos, equipos de radiocomunicaciones, Internet, correo electrónico... sin embargo todos esos se han usado para predicar el mensaje de Dios, con resultados exitosos.

Por eso otras iglesias lo han hecho, hasta el catolicismo habla de las ventajas de visitar a la gente en las casas.

Los cristianos verdaderos no bautizan a la gente a la fuerza o por la espada, o comprando los creyentes con bienes materiales.
Ese ha sido el método usado por el catolicismo y protestantismo por siglos. El cristiano verdadero debe llegar a Dios por convicción, por voluntad individual, por decision propia.

El sistema de ir de casa en casa ha tenido éxito.

No hay sustituto para el éxito.

FUENTES:
La Biblia

¿PORQUE VAN DE CASA EN CASA LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ?


http://www.jw.org/es/testigos-de-jehov%C3%A1/preguntas-frecuentes/casa-en-casa/


http://www.jw.org/es/testigos-de-jehov%C3%A1/


Hombre observa a los testigos de Jehová mientras predican

¿Por qué van de casa en casa?


Jesús mandó a sus seguidores que hicieran “discípulos de gente de todas las naciones” (Mateo 28:19, 20). Cuando los envió a predicar, les indicó que debían ir a las casas de las personas (Mateo 10:7, 11-13). Tras su muerte, los cristianos del primer siglo continuaron esparciendo el mensaje “públicamente y de casa en casa” (Hechos 5:42; 20:20). Hoy día nosotros imitamos el ejemplo de aquellos primeros cristianos y hemos visto que visitar a la gente en sus hogares produce muy buenos resultados.


¿Predican de casa en casa para ganarse la salvación?


No.
Nosotros sabemos que no nos ganamos la salvación por predicar de casa en casa (Efesios 2:8). ¿Por qué?
Supongamos que un hombre caritativo promete dar un valioso regalo a todo el que se presente en el lugar y la fecha que él determine. Si el hombre nos ha dado razones para confiar en su promesa, ¿verdad que estaríamos allí sin falta? Y no solo eso, sino que también les avisaríamos a nuestros familiares y amigos para que aprovecharan la oportunidad. Ahora bien, nadie se MERECERÁ el regalo tan solo por seguir las instrucciones del hombre. A fin de cuentas, los regalos no se ganan.
Del mismo modo, los testigos de Jehová confiamos en que Dios cumplirá su promesa de dar vida eterna a quienes le obedezcan (Romanos 6:23). Y como deseamos que otras personas aprovechen esta oportunidad, hacemos lo posible por predicarles. Pero sabemos que participar en dicha obra no nos dará la salvación (Romanos 1:17; 3:28). En realidad, no hay nada que pueda hacerse para llegar a merecer tan extraordinario regalo de parte de Dios. La misma Biblia afirma: “Él nos salvó gracias a su misericordia, no por algo bueno que hubiéramos hecho” (Tito 3:5, La Palabra de Dios para Todos).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada