ANUNCIO acerca de COOKIES

NOTA: Este sitio emplea cookies de Google y otros para prestar sus servicios, personalizar anuncios y analizar el tráfico. Google y otros reciben información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies.

domingo, 30 de agosto de 2009

BIG BANG, PREGUNTAS QUE NO RESPONDE (abreviado)

Preguntas que el Big Bang no responde

Uno de los mayores obstáculos a los que se enfrenta la teoría del Big Bang proviene de los estudios efectuados con el sistema óptico corregido del telescopio espacial Hubble para medir la distancia que nos separa de otras galaxias. Los nuevos datos están consternando a los teóricos.

La astrónoma Wendy Freedman y su equipo utilizaron recientemente el telescopio espacial Hubble para medir la distancia a la que se halla una galaxia del cúmulo de Virgo, y su medición indica que el universo se expande más deprisa de lo que hasta ahora se creía, y por lo tanto, es más joven. De hecho, la nueva medición presupone “una edad del universo muy pequeña: ocho mil millones de años”, decía el pasado mes de agosto la revista Investigación y Ciencia. Aunque ocho mil millones de años parece mucho tiempo, es solo aproximadamente la mitad de la edad que suele atribuirse actualmente al universo, lo que plantea un problema paradójico, pues, como sigue diciendo el artículo de la citada revista, “otros datos indican que ciertas estrellas tienen por lo menos catorce mil millones de años”. Si los cálculos de Freedman son acertados, esas estrellas serían más antiguas que el propio Big Bang.

Otro problema al que se enfrenta la teoría del Big Bang proviene del testimonio cada vez mayor de que en el universo existen “burbujas” de 100.000.000 de años luz de diámetro en cuyo exterior hay galaxias y que por dentro están vacías. Margaret Geller, John Huchra y otros científicos del centro de astrofísica Harvard-Smithsonian han descubierto lo que ellos denominan una “gran muralla” de galaxias que se extiende a lo largo de unos 500.000.000 de años luz en el hemisferio norte. Otro grupo de astrónomos, conocidos como los “siete samuráis”, han encontrado datos que indican la existencia de un conglomerado cósmico distinto, al que denominan el “gran atractor”, situado cerca de las constelaciones de Hydra y Centauro (en el hemisferio sur). Los astrónomos Marc Postman y Tod Lauer creen que más allá de la constelación de Orión tiene que haber algo aún mayor que tira de centenares de galaxias, incluida la nuestra, desplazándolas en esa dirección como si fueran balsas en una especie de “río espacial”.

Toda esta estructura es desconcertante. Los cosmólogos dicen que la onda expansiva del Big Bang fue sumamente lisa y uniforme, según la radiación de fondo que supuestamente dejó detrás. ¿Cómo es posible que de un comienzo tan liso salieran estructuras tan inmensas y complejas? “La última cosecha de murallas y atractores hace más intenso el misterio de la formación de tanta estructura en los quince mil millones de años que tiene el universo”, admite Investigación y Ciencia. Y a medida que Freedman y otros científicos reducen aún más la edad calculada del cosmos, el problema sigue empeorando.

 

 

 

“ESTAMOS OLVIDANDO ALGÚN ELEMENTO FUNDAMENTAL”


Los mapas tridimensionales de Margaret Geller, en los que aparecen miles de aglomeraciones galácticas apiñadas, enredadas y en forma de burbuja, han transformado el concepto que los científicos tenían de la estructura del universo. Geller no pretende entender lo que ve. La gravedad en sí no parece explicar la gran muralla que descubrió. “Muchas veces pienso que al tratar de entender esta estructura estamos olvidando algún elemento fundamental”, admite.

Con relación a sus presentimientos, Margaret Geller añadió: “No sabemos con exactitud cómo interpretar en el contexto del Big Bang la enorme estructuración [de galaxias]”. Las interpretaciones que se hacen de la estructura cósmica, basadas en los mapas actuales de los cielos, distan mucho de ser definitivas. Es como tratar de imaginarse el mundo entero consultando un mapa de Puerto Rico. Geller continuó: “Quizás algún día descubramos que no hemos estado colocando las piezas en su debido lugar, y cuando las coloquemos bien, parecerá tan obvio que nos preguntaremos por qué no se nos había ocurrido colocarlas así mucho antes”.

Eso nos lleva a la pregunta más importante: ¿Qué fue lo que supuestamente dio origen al Big Bang? Andrei Linde, uno de los originadores de la popularísima versión inflacionaria de la gran explosión admite francamente que la teoría convencional no aclara esta pregunta fundamental. “El primer problema, y más importante, es la propia existencia de la gran explosión —dice—. ¿Qué hubo antes? Si el espacio-tiempo no existía, ¿cómo pudo todo aparecer de la nada? [...] Explicar esta singularidad inicial, dónde y cuándo empezó todo, sigue siendo uno de los problemas más arduos de la cosmología moderna.”

Un artículo de la revista Discover concluyó recientemente que “ningún cosmólogo razonable afirmaría que el Big Bang es la teoría definitiva”.
TOMADO DE
Publicado en ¡Despertad! 22 de enero 1996

Copyright © 2006 Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania. All rights reserved.
Derechos Reservados.


CÓMO DEFENDER LA EXISTENCIA DEL CREADOR ANTE LAS TEORÍAS HUMANAS COMO LA EVOLUCIÓN
http://wol.jw.org/es/wol/d/r4/lp-s/102006329?q=creaci%C3%B3n&p=par

Informacion adicional:

La constante de Hubble y el universo en expansión
INVESTIGACIÓN Y CIENCIA,junio, 2004

http://amscimag.sigmaxi.org/4Lane/ForeignPDF/2003-01FreedmanSpanish.pdf

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada