ANUNCIO acerca de COOKIES

NOTA: Este sitio emplea cookies de Google y otros para prestar sus servicios, personalizar anuncios y analizar el tráfico. Google y otros reciben información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies.

domingo, 23 de agosto de 2009

“Aquellos que son llamados ‘dioses’ "

“Aquellos que son llamados ‘dioses’”


Cuando
el apóstol Pablo sanó a un cojo en Listra, la gente exclamó: “¡Los dioses se han hecho como humanos y han bajado a nosotros!”. Comenzaron a llamar a Pablo “Hermes” y a su compañero Bernabé, “Zeus” (Hechos 14:8-14). En Éfeso, Demetrio el platero advirtió al pueblo que si se le permitía a Pablo seguir predicando, “el templo de la gran diosa Ártemis [sería] tenido en nada” (Hechos 19:24-28).
Al igual que muchas personas de hoy día, en el siglo I había gente que adoraba a “aquellos que son llamados ‘dioses’, sea en el cielo o en la tierra”. Pablo, de hecho, dijo: “Hay muchos ‘dioses’ y muchos ‘señores’”. Sin embargo, también explicó: “Para nosotros hay un solo Dios el Padre” y “hay un solo Señor, Jesucristo” (1 Corintios 8:5, 6).



(San Pablo y Bernabé en Listra. Cartón de Rafael)

Los habitantes de Listra llamaron dioses a Pablo y Bernabé

¿Se llamó “Dios” a Jesús?

Aunque Jesús nunca afirmó que fuera Dios, en la profecía de Isaías se alude a él como el gobernante designado por Jehová con los términos “Dios Poderoso” y “Príncipe de Paz”. La profecía añade: “De la abundancia del regir principesco y de la paz no habrá fin” (Isaías 9:6, 7). De modo que, en calidad de “Príncipe”, Jesús —el hijo del Gran Rey, Jehová— regirá el gobierno celestial del “Dios Todopoderoso” (Éxodo 6:3).
Sin embargo, alguien pudiera preguntar: “¿En qué sentido es Jesús un ‘Dios Poderoso’? Además, ¿no dijo el apóstol Juan que Jesús es Dios?”. En la Biblia de Jerusalén Latinoamericana (BJL), Juan 1:1 dice: “En el principio existía la Palabra y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios”. Hay quienes afirman que este versículo indica que “la Palabra”, que nació en la Tierra como el niño Jesús, es el Dios todopoderoso.

¿Están en lo cierto?

Si este versículo se interpretara como que Jesús es el Dios todopoderoso, estaría contradiciendo la declaración anterior: “La Palabra estaba JUNTO a Dios”. Alguien que está “junto a” otra persona no puede ser al mismo tiempo la persona a la que acompaña. Por esa razón, un buen número de versiones de la Biblia en diversos idiomas hacen una distinción, dejando claro que la Palabra no era el Dios todopoderoso. Por ejemplo, algunos biblistas ofrecen las siguientes lecturas de este pasaje: “Un ser divino era el Proyecto”, “la Palabra era divina” y “dios era la Palabra”.*
---
* Véanse las siguientes obras:
---Juan. Texto y Comentario, de J. Mateos y J. Barreto, lectura alternativa;
---Los escritos originales de la comunidad del discípulo “amigo” de Jesús, de Senén Vidal;
---Cuarto Evangelio. Cartas de Juan, de J. J. Bartolomé.
---
Ciertos versículos de la Biblia que en griego utilizan una construcción similar a la de Juan 1:1 usan la expresión “un dios”, con minúscula. Por ejemplo, refiriéndose a Herodes Agripa I, la multitud exclamó: “¡Es UN DIOS el que habla[!]”. Y cuando Pablo sobrevivió a la picadura de una serpiente venenosa, la gente empezó a llamarlo “UN DIOS” (Hechos 12:22; 28:3-6, BJL). Así pues, referirse a la Palabra, no como Dios, sino como “un dios”, está en armonía tanto con la gramática griega como con las enseñanzas bíblicas (Juan 1:1).

Hay que tener en cuenta el modo en que Juan identificó a “la Palabra” en el primer capítulo de su Evangelio. “La Palabra vino a ser carne y residió entre nosotros —escribió—, y tuvimos una vista de su gloria, gloria como la que pertenece [no a Dios, sino] A UN HIJO UNIGÉNITO de parte de un padre.” De modo que “la Palabra”, que vino a ser carne, vivió en la Tierra como el hombre Jesús y fue vista por la gente. Por lo tanto, la Palabra no puede haber sido el Todopoderoso, respecto a quien Juan dice: “A Dios ningún hombre lo ha visto jamás” (Juan 1:14, 18).

"¡MI SEÑOR Y MI DIOS!"
Ahora bien, ¿por qué razón, cuando Tomás vio a Jesús resucitado, exclamó: “¡Mi Señor y mi Dios!”? Como se ha indicado, Jesús es un dios en el sentido de que es divino, pero no es el Padre. Jesús acababa de decir a María Magdalena: “Asciendo a mi Padre y Padre de ustedes y a MI DIOS Y DIOS DE USTEDES”. Es preciso tener presente también la razón por la que Juan escribió su Evangelio. Tres versículos después del relato acerca de Tomás, Juan explicó que lo escribió para que sus lectores creyeran que “JESÚS ES EL CRISTO, EL HIJO DE DIOS”, no Dios mismo (Juan 20:17, 28, 31).

 
Así pintóTiziano la aparición de Jesús resucitado a María Magdalena, según Juan 20:11-18.



Jesús dijo a María Magdalena: “Asciendo [...] a mi Dios y Dios de ustedes”

¿Quién es “el dios de este mundo”?

Está claro, pues, que hay muchos dioses. Algunos, como hemos visto, se mencionan por nombre en la Biblia. Sin embargo, muchas personas de la antigüedad que vieron el poder de Jehová exclamaron: “¡Jehová es el Dios verdadero! ¡Jehová es el Dios verdadero!” (1 Reyes 18:39). Ahora bien, hay otro dios que también tiene poder. La Biblia habla de “los incrédulos, cuyo entendimiento cegó el dios de este mundo” (2 Corintios 4:4, BJL).

La noche antes de morir, Jesús advirtió tres veces a sus discípulos acerca de este dios, a quien llamó “el gobernante de este mundo”. Dijo que este poderoso gobernante, o dios, “será echado fuera” (Juan 12:31; 14:30; 16:11). ¿Quién es, y qué es el mundo en el que gobierna?

Se trata del ángel rebelde, Satanás. ¿Cómo lo sabemos? La Biblia explica que cuando tentó a Jesús, el Diablo le mostró “todos los reinos del mundo y su gloria, y le dijo: ‘Todas estas cosas te las daré si caes y me rindes un acto de adoración’” (Mateo 4:8, 9). Si Satanás le hubiera ofrecido algo que no era suyo, esta oferta no habría sido una tentación para Jesús. De hecho, el apóstol Juan declaró: “El mundo entero yace en el poder del inicuo” (1 Juan 5:19).

Recordemos que Jesús prometió: “El gobernante de este mundo será echado fuera” (Juan 12:31). En efecto, este mundo —o sistema de cosas— junto con su gobernante serán eliminados, como predijo el apóstol Juan cuando señaló: “El mundo va a terminar”. Pero añadió: “El que hace la voluntad de Dios permanece eternamente” (1 Juan 2:17, Manuel Iglesias). Examinemos a continuación los gloriosos propósitos del único Dios verdadero y cómo podemos beneficiarnos de ellos.

* Véanse las siguientes obras: Juan. Texto y Comentario, de J. Mateos y J. Barreto, lectura alternativa; Los escritos originales de la comunidad del discípulo “amigo” de Jesús, de Senén Vidal; Cuarto Evangelio. Cartas de Juan, de J. J. Bartolomé.


Tomado de: SITIO OFICIAL:
Publicado en ¡Despertad! del 22 de abril de 2005
-----
PADRE ETERNO: Isaías 9:6

El Hijo de Dios llegará a ser el “Padre Eterno” para esta familia humana, por la cual entregó en sacrificio su vida humana perfecta. Es como escribe el apóstol Pablo:

“Porque si por la ofensa de un solo hombre muchos murieron, mucho más abundaron para los muchos la bondad inmerecida de Dios y su dádiva gratuita con la bondad inmerecida por el un solo hombre, Jesucristo. Así, pues, como mediante una sola ofensa el resultado a toda clase de hombres fue la condenación, así mismo también mediante un solo acto de justificación el resultado a toda clase de hombres es el declararlos justos para vida”. (Romanos 5:15, 18.)

 De modo que se equilibran a perfección estos asuntos vitales. El que cometió la “sola ofensa” fue el primer hombre que hubo en la Tierra, Adán. El “un solo acto de justificación” fue ejecutado por el único otro hombre perfecto, Jesús. Esto le permitía llegar a ser el “Padre Eterno” de los descendientes del transgresor Adán. De este modo él llega a ser un segundo Adán para con la familia humana. El sacrificio de su vida humana perfecta y el presentar ese derecho a la vida humana al Gran Juez en el cielo hacen imposible que él sirva aquí en la Tierra como padre eterno de la humanidad. Cuando él fue resucitado de entre los muertos fue devuelto a la región o esfera de los espíritus, y fue ensalzado a la diestra de Dios, quien lo resucitó.

El "Hijo del Hombre" llega a ser Padre Eterno, adoptivo de la humanidad en vez de Adán, al adoptar a la raza humana luego de pagar el rescate. : “Así también está escrito: ‘El primer hombre, Adán, llegó a ser alma viviente’. El último Adán llegó a ser un espíritu dador de vida”. (1 Corintios 15:45.) El nuevo Padre adoptivo de la humanidad le dará a esta el mejor comienzo posible en la vida.


CITADO EN YAHOO

http://es.answers.yahoo.com/question/index?qid=20100917212231AA3tX9x

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada